La ropa del mañana

PETIT PLI, FUNDADO POR EL ISLANDÉS RYAN YASIN, PRESENTA ROPA INFANTIL QUE CRECE CON EL CUERPO DEL USUARIO. INSPIRADO EN ORIGAMI Y TECNOLOGÍA DE NANOSATÉLITES, EL TEJIDO SE DESPLIEGA HASTA SIETE TALLAS.

por Lucy Westenra ::

Seguro recordarás aquella época (si no tú, tus papás seguramente sí) en que estrenabas ropa cada año. Crecías a tal velocidad, que no había manera de mantener los mismos pantalones por mucho tiempo. Entre eso y que como niños desgastábamos las prendas mucho más rápido, la inversión quedaba clara…

Ha llegado Petit Pli”: un estilo de ropa que hará que los padres de familia ahorren como nunca. Compuesta por un tejido creado por el ingeniero aeronáutico Ryan Yasin, la apuesta busca dar un giro a la manera como concebimos la ropa.

Todo comenzó cuando este genio investigaba para su tesis de la maestría, donde intentó identificar cómo compactar paneles solares desplegables para un nanosatélite. Es decir… doblar estructuras de fibra de carbono lo más posible. Basándose en el origami, desarrolló un prototipo de tejido que puede crecer y “achicarse” para amoldarse a los cambios físicos.

Pero… ¿cómo llegó eso a la ropa?

Ryan Yasin

Resulta que este ingeniero envió a su hermana un paquete de ropa para su sobrino recién nacido. Pero… dados los tardados tiempos de entrega (que todos hemos padecido, por desgracia), cuando el paquete llegó las prendas ya eran muy chicas para el bebé.

Después del coraje, a Yasin se le prendió el foco. Se propuso implementar la tecnología que había trabajado y desarrollar ropa que creciese y durase más tiempo, pensando generar un cambio increíblemente positivo en la industria de la moda.

Por tres años, el científico exploró técnicas de doblez o pliego, densidades y materiales de todo tipo. Consultó a padres, construyó un equipo y se dispuso a presentar su creación. Poco después de comenzar a tramitar una patente, lanzó su primer producto: un pantalón y una sudadera impermeables y ultraligeros. Éstos están fabricados de botellas recicladas y funcionan para niños de cero a cuatro años. Todo el kit cuesta tan sólo $150 euros.

Aquí entre nos… para lo que te durarían, ¡es una ganga!

Más allá del ahorro económico que implica, está claro que se trata de una estrategia extraordinaria para combatir el severo daño que la industria de la moda hace al medio ambiente. De hecho, H&M Foundation ya le otorgó a este chico el Global Change Award. A su vez, Ryan ya ha sido acreedor del Premio Red Dot (uno de los galardones de diseño más importantes en el mundo). Por si hiciera falta, el islandés ha sido elegido como uno de los 30 emprendedores jóvenes más prometedores de Europa en la categoría de moda según la revista Forbes. ¿Así o más picudo?

Quedamos en espera de conocer todo lo que se logrará tras el descubrimiento de este tejido, así como todo para lo que será utilizado. También, resulta muy emocionante pensar en los futuros planes de Ryan Yasin; se habla de zapatos generadores de electricidad, sábanas que te limpian mientras duermes, estampados descargables para proyectar en la ropa (como los que te enseñamos aquí, ¿te acuerdas?), entre otras maravillas.

 

¡Un proyecto increíble del que habrá que seguir pendientes!

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: