WandaVision, caracterizado a la perfección

por Lucy Westenra ::

La miniserie de Disney+ dió mucho de qué hablar desde su estreno, a inicios de este año. No sólo involucra a diversas figuras icónicas del Universo Marvel, sino que fue elaborada con una ejemplar producción de escenografía y adecuación de los personajes.

Como seguro ya sabes y lo notaste al degustar los episodios, la idea fue enmarcar diferentes épocas con el paso de la historia. Remontándose – por ejemplo – a clásicos de los años cincuenta y sesenta, como I Love Lucy o The Brady Brunch, los protagonistas de WandaVision portaban vestuarios acorde. De igual manera, toda la decoración a su alrededor entraba en sintonía.

Pero… concentrémonos en las prendas que lució Wanda, personaje interpretado por Elizabeth Olsen. Se cuidó cada detalle, despertando la nostalgia en todos aquellos fans de los trabajos cinematográficos o televisivos del pasado.

De entrada, el capítulo de estreno de la miniserie estuvo repleto de buenas decisiones de vestuario y maquillaje. “Filmado con público en vivo” nos dejó ver a Wanda con looks glamurosos de los cincuenta.

Qué decir del vestido de novia o ese camisón acompañado de vistosa joyería – ¿evidente alusión a Marilyn Monroe?

En el segundo episodio, “No cambie de canal”, Wanda y Visión pretenden preparar el concurso de talentos de su colonia. Con un show de magia en mente, ella se disfraza con un leotardo brillante y guantes hasta el codo, un sombrero de copa, medias de red y tacones bajos. Hay una constante referencia a Hechizada, show estrenado en 1964.

A continuación, “Ahora en colores” no sólo presume una transmisión entintada, sino vestidos con patrones retro y tonos muy vistosos. Wanda se enfunda en un modelo psicodélico que alude – indudablemente – a los años más groovy: los setenta. Con el cabello lacio y unas botas sin tacón, el vestuario fue todo un hit disco.

Otra referencia a la década de los pantalones acampanados sucede en “¡Espectacular estreno de Halloween!”, donde la protagonista opta por usar un disfraz de su álter ego: la Bruja Escarlata. Se trató del vestuario original de 1964, con un ajustado leotardo rojo, capa del mismo color y medias rosas.

Más adelante, durante el capítulo llamado “En un episodio muy especial”, la moda ochentera se hace presente con peinados llenos de crepé (adjuntamos foto, por si no tienes la menor idea de qué significa eso…), chalecos y cuellos de tortuga. Seguido a ello, la presencia de los noventa entra en escena con la camisa de cuadros y manga corta, los jeans a la cintura, tirantes y tenis de agujeta roja. El pelo esponjado se mantuvo, dejando uno que otro rulo caer al lado de la cara.

Por último, pero no por ello menos importante, recordemos las escenas que aluden a Modern Family. Wanda usa una bata de baño, pantalones cómodos de algodón, una playera y pantuflas; es decir… grita comodidad. El chongo desarreglado y la simpleza de su ropa hacen obvia insinuación a nuestros looks en los últimos años. Más aún en época de cuarentena COVID, ¿apoco no?

¡Un gran trabajo por parte de David Masson (ilustrador de vestuario), Tara Schock (asistente de vestuario) y la propia actriz Elizabeth Olsen! El director, Matt Shakman, reveló en entrevistas que Olsen tuvo una importante participación en la caracterización de su personaje, aportando sugerencias dependiendo de los movimientos que deseaba hacer en escena.

¡Un resultado épico! Seguro habrá muchos disfraces increíbles basados en esta serie en el próximo Halloween.

 

Si te interesa el tema, checa el video de The Things, donde se profundiza en los detalles: https://youtu.be/50ONkDjaUZs.

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: