¿Qué es Neuralink y por qué los neurocientíficos se volvieron changos con su anuncio?

Por Tabaus

Elon Musk ha pasado por todas las etapas de un villano de James Bond: tiene su propia compañía de viajes espaciales, controla a tu auto con un satélite y es el creador del sistema de pagos digitales más usado en el mundo. Pero ahora se ha ganado la atención de una rama de la ciencia con la que todavía no había interactuado: las Neurociencias.

Primero, debo mencionar que yo soy un profesional de la Psicología con estudios en Neurociencias. Amo el estudio de la anatomía cerebral; ver las investigaciones actuales en dicho órgano me apasiona. Segundo, al ser un gamer, encuentro en muchos juegos interés por temas relacionados: implantes cerebrales, prótesis cibernéticas conectadas al cerebro, la capacidad de interpretar los impulsos eléctricos del cerebro para ver los recuerdos de alguien como si fuesen películas, etc.

El señor Musk está tratando de traer a la realidad todo esto. Neuralink es un proyecto científico donde pretenden crear sensores cerebrales (llamados electrodos) de un tamaño minúsculo, buscando que registren los campos eléctricos de neuronas individuales. En comparación, los electrodos cerebrales más pequeños en la actualidad son de 4 a 5 milímetros. Elon Musk quiere crearlos con una medida menor a 100 micrómetros (0.1 milímetros). Estamos hablando de electrodos tan pequeños que literalmente necesitarías un microscopio para verlos.

Esto por ejemplo, es una malla de electrodos intracraneales actual. No se ve agradable, ¿no?

Y si, la cosa rosa en un cerebro humano.

Pero, ¿por qué quiere el Sr. Musk meterse con nuestros cerebros?

Le gustaría permitirnos mover cosas con nuestra mente.

Simple ¿no?

Lo que quiere Neuralink es poder mapear nuestros impulsos eléctricos cerebrales con una precisión inimaginable al presente. Hablamos de poder saber qué neurona se activó en qué momento. Esto a su vez permitiría a una computadora interpretar los impulsos eléctricos como órdenes a un brazo robótico, a un montacargas, o a un cursor de computadora.

Los terapeutas de rehabilitación tienen a su alcance en la actualidad sistemas similares, pero se utiliza el campo eléctrico del cerebro mediante gorras (como las de natación, pero sin ser de hule) con electrodos por encima del cuero cabelludo. Si bien estas gorras funcionan, los neurocientíficos sueñan con aparatos como los que propone Elon Musk; aunque… la idea de recibir cirugía cerebral para poder usar el microondas no suena tan eficaz.

Por el momento, Neuralink sigue en desarrollo. Esperemos que próximamente podamos recibir más información sobre este asombroso proyecto.

Mientras tanto, aprovecha para saber más en su página oficial y con este video:

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: