A 17 años de ‘Room on Fire’: ¿Por qué Reptilia es la canción más covereada?

Por: Lili Díaz

Todos tenemos algún conocido que formó una banda en algún punto de su vida. Ya sea que haya nacido como simple hobbie o aquellas personas en verdad busquen pararse frente a un escenario repleto, siempre inician tocando algo ya creado.

Sí o sí cuando una agrupación se presenta en algún lugar la canción sale y eso no es sorpresa para nadie, porque se volvió un común denominador. Más allá de si la ejecución es buena o mala parece algo implícito, y de no pasar hasta se siente algo extraño en el ambiente.

No se puede negar que los covers son vitales para los artistas emergentes quienes anhelan afinar su sonido a la par de formar su propia identidad pero mientras eso se da, se empeñan en recrear algunos tracks de los artistas más famosos.

Bandas como The Beatles o The Rolling Stones entran en ese top donde sus canciones son de las más covereadas además de claro The Stokes, pero en especial una canción: Reptilia.

Sin duda los neoyorkinos llegaron para cambiar la perspectiva de la música desde su primer disco Is This It, el cual como dato curioso tuvo dos portadas, una con aquella imagen que daba la alusión de ser un vitral y la otra, una fotografía a blanco y negro del cuerpo de una mujer que portaba un guante de piel.

Desde el principio fueron un modelo a seguir para miles de futuros artistas por su inigualable rebeldía y sonido. Con el segundo compilado Room on Fire lanzado el 28 de octubre de 2003 no decepcionaron, pues en general todo el álbum tiene una gran energía que se podría definir únicamente como contagiosa.

 

La segunda canción de su material es Reptilia y sin duda, se volvió en una de sus composiciones más conocidas a nivel global pero ¿Qué la hizo colocarse como una de las favoritas para tocarla en las reuniones o los ensayos de las bandas?.

Para esto contacté a dos músicos, Corelis integrante de Run Golden Boys y Paco Juárez de El Último Elefante quienes en sus palabras contestan a la interrogante principal:

Corelis:

Todo esto se dio porque en su momento era un sonido «joven, crudo, rebelde y pegadizo». Elementos que forman perfecto una canción que marcó a una generación y nos guste o no, sigue trascendiendo.

No es que sea fácil o difícil tocarla, es una combinación rara… una línea de bajo medio hipnótico y un riff que se puede taraear.

Por su parte el baterista Paco, quien ahora ya se encuentra elevando su proyecto al máximo (puedes leer sobre eso aquí) compartió lo que significan The Strokes para él, y cómo dicha canción fue la primera que decidió sacar en la batería:

Entre el 2007 y 2009 no entendía la magnitud de la banda, hoy caigo en cuenta de que es como un resurgimiento del rock, porque la energía de dicha canción conformada por el riff de guitarra, una línea peculiar del bajo y la batería, la hacen una rola muy pegajosa, enérgica a tal punto de que te hace sentir libre.

La escucho y me transporta a muchas cosas personales y como músico, creo que es una buena canción con la cual se puede empezar a tocar, yo así lo hice. El juego de la batería al principio es muy interesante, complicado hasta cierto punto porque no tenía mucho en el instrumento pero su ritmo es básico sin contar el inicio y todo el track en general es fuerte.

Claro que hay gente a la que no le gusta, los tiene hartos escucharla pero yo la defino como libertad y seguridad.

Concuerdo con ambos en un punto: la trascendencia. Aunque la música nunca deja de evolucionar. The Strokes sí es una banda que jamás pasará desapercibida para las nuevas generaciones y seguirá creando una nostalgia cálida para aquellos que los vimos nacer y renovar el género para siempre.

Odiada por muchos y amada por otros tantos todo recae en que su ritmo es la que la hace «la canción de los covers».

 

 

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: