mama’s boy – LANY | Reseña

Por: Marco Lomeli

  • Este álbum fue escrito durante la extensa gira mundial de Malibu Nights, el antecesor de mama’s boy, como un ejercicio de los integrantes de tomar consciencia de sus experiencias de la vida diaria. De vuelta en casa, la banda encontró el sentido que el nuevo LP tendría.

mama’s boy – LANY

Calificación: 7.5/10

LANY, mama's boy in High-Resolution Audio - ProStudioMasters

LANY, la agrupación de Paul Klein en compañía de Jake Goss y Les Priest, llega con el estreno de su tercer material de estudio mama’s boy, un álbum que remonta a la agrupación a los lugares que los vieron crecer ubicados entre su natal Oklahoma y Nashville, la ciudad en dónde se juntaron por primera vez como banda. Siendo principalmente ciudades con valores predominante tradicionales, la banda se encierra en los límites sureños para crear un álbum mucho más íntimo y alejado de la frescura que brindas las costas de California.

No es un secreto que Oklahoma es un estado que se caracteriza por tener una población cercana a las creencias bíblicas del cristianismo, y LANY, al tener a un frontman crecido en esta conservadora región, se ha impregnado en gran medida de sus valores para escribir acerca del amor, las emociones humanas (como la angustia) y las despedidas.

Album Reivew: LANY // mama's boy – RIOT

 

Mucha de la influencia de la música de mama’s boy proviene de la música cristiana al incluir ritmos propios como el que se escucha en la introductora “you!”, al reunir la fuerza de una guitarra fusionándose con el coro góspel en segundo plano para marcar la línea de apertura del álbum. Lo mismo sucede con la explícita “i still talk to jesus” en dónde Kleine se despoja de todas las capas que lo envuelven para dejar un retrato honesto sobre él mismo y la relación que tiene con la religión desde su infancia.

En “cowboy in LA” se refleja la inspiración de los orígenes del cantante para escribir sobre la etapa de enamoramiento que antecede toda historia de amor. Continúa “if this is the last time”, una pieza que representa el sentimiento de Paul Kleine al hablarles a las personas importantes de su vida, como si se tratase de una carta de amor que después de muchos años se atreve a mostrar.

Con “sharing you” se extiende una historia sobre el miedo que generan las relaciones amorosas y este sentimiento se complementa a la perfección con “when you’re drunk”, “bad news” y “sad”, unas pistas suaves en dónde se habla progresivamente de un desenlace amoroso y de cómo inevitablemente el dolor recae más sobre una de las dos partes de la relación cuando existe una ruptura.

“(what i wish just one person would say to me)” es una de las canciones más podersas que mama’s boy incluye principalmente por la melancolía que transmite la sutil voz de Paul mezclada con los caóticos estribillos de las guitarras que suenan en el fondo durante la segunda mitad de la canción. ¿El resultado? Un gran dolor en el corazón.

El cierre con la pureza de “nobody else” cae como una última suplica de esperanza para el futuro. La canción conjuga la ternura del enamoramiento y la pasión al mismo tiempo que la cubre con la intimidad de los instrumentos de cuerda y aire que emplea.

LANY:

A pesar de esto, algo no termina de “cuajar” a lo largo de los 14 tracks que componen el álbum. Pese a tener la incorporación de sonidos nunca antes explorados por la agrupación y el empleo de nuevos elementos como las guitarras acústicas, un órgano, técnicas de slide para las guitarras o los diferentes coros, el álbum se vuelve monótono al cabo de unas canciones y avanza sobre la misma línea hasta el cierre. La energía que nos deja la apertura del álbum no sobrevive para llevarnos a través de él. Sólo revive aisladamente con un par de canciones.

Además, las letras que esbozan la vulnerabilidad que Kleine expresa que quiso plasmar, en ciertos momentos se sienten como si nunca profundizaran ni se comprometieran por completo con un sentimiento y, por desgracia, algunas quedan en lo insustancial.

No obstante, sería exagerado de mi parte decir que LANY no consigue crear un álbum que se sostiene por sí sólo con el relajado estilo indie pop que lo caracteriza. Los integrantes de la banda encontraron el sentido de este álbum en sus orígenes (especialmente en los de Paul) y en el sentimiento que surge al estar en casa. Es interesante y se agradece explorar ese sentimiento cuando hemos estado alejados de muchas personas por varios meses. Y más aun en la temporada en que ha sido liberado, dónde la calidez del hogar nos hace refugiarnos con los nuestros. Es así como mama’s boy funciona con su cometido.

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: