El nuevo disco de Disclosure ya está disponible pero no es nada de lo que se esperaba

Por: Lili Díaz

Parece que fue hace mucho cuando se escuchaba en cualquier lugar alguna canción de Disclosure, se cantaba a todo pulmón Latch, Help Me Lose My Mind, Holding On. Como olvidar esos momentos al bailar al ritmo de White Noise y When A Fire Starts To Burn.

Esos días quedaron atrás, pasaron 5 años de su último lanzamiento Carocal, muchos pensaron que el dúo había renunciado a los escenarios de manera indefinida o que tenían diferencias en cuanto al rumbo de sus carreras pero fue una grata sorpresa ver que desde principios de año lanzaron algunos sencillos para decirle al mundo que en efecto, no estaban muertos, unicamente andaban de parranda.

Las composiciones Tondo y Ecstasy fueron las primeras en estrenarse en las plataformas digitales y son muuuuy diferentes a lo que ya se estaba acostumbrado a oír de ellos.

Si bien muchos creyeron que seguirían la misma línea de house / synth-pop el cambio fue radical, para nada creemos que fue malo. De hecho era justo y necesario que volvieran de una manera diferente, después de tanto tiempo era natural que experimentaran con un sonido nuevo, ¿no?

Claro, los cambios no le gustan a todos y si bien muchos de sus fans se quedaron con el ojo cuadrado al darle play descubrieron que en efecto, Disclosure evolucionó mucho y para bien, lo cual se aplaude.

Ellos mismos sabían que la fórmula ya aplicada en sus otras creaciones sería un éxito sí o sí pero como buenos músicos, decidieron ir más allá al mostrar una faceta nueva y mejorada, lo cual se agradece.

Tener más de lo mismo pudo no ser malo pero arriesgarse con algo fuera de la fórmula resultó algo mucho más experimental en el ámbito de la electrónica tanto así que en los interludios Fractal y Thinking ‘Bout You, manejan una melancolía que recuerda instantáneamente al lo-fi.

Jugando con sonidos tribales en diversos tracks de igual modo las colaboraciones no estuvieron fuera de la mesa. Recordando que Sam Smith era uno de sus favoritos en cuanto al tema esta vez lo dejaron fuera y se inclinaron por otros artistas como Khalid, el rapero slowthai o Fatoumata Diawara y por si no te suena el nombre, ella también colaboró meses atrás con Gorillaz para la canción Desolé. 

Los sintetizadores siguen provocando esas ganas de bailar hasta el amanecer pero, al añadir nuevos elementos a sus canciones como un buen beat de rap, la dupla envuelve a todo aquel que se da a la tarea de escuchar el disco de principio a fin.

La fiesta se encontrará más prendida que nunca con este nuevo estilo que traen y aunque el COVID-19 lo hace imposible, el siguiente año seguro prepararán una gira mundial para claro, revivir los «viejos tiempos» pero también para hacernos vibrar y bailar como nunca con su más reciente material.

¿Que te pareció el nuevo disco? ¿es de tu agrado o extrañas al «viejo» Disclosure?.

 

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: