10 años de la muerte de Satoshi Kon, la mente brillante que cruzó fronteras

Por: Paola Morales

Este agosto de 2020 se están cumpliendo diez años de la muerte del aclamado escritor y director de cine de anime Satoshi Kon, quien tras ser diagnosticado con cáncer de páncreas el 24 de agosto de 2010 murió cuando ya se encontraba en estado terminal la enfermedad que padecía, sin embargo la esencia de su arte y talento, por el cual fue reconocido, sigue presente en el legado que construyó gracias al trabajo que por años realizó y que dejó huella en la industria del entretenimiento.

Su prematura muerte dejó al mundo del anime y manga, y lo que ello significa para la cultura asiática, sin uno de sus más grandes exponentes, con tan solo 46 años Satoshi ya era parte importante del anime cinematográfico, en donde incluso por encima de su labor como escritor de manga, se desarrolló y destacó, pues fue esta faceta como director de cine de anime que  lo llevó al verdadero reconocimiento consagrándose dentro del género, debido al estilo psicológico que caracterizaba a sus complejos y profundos filmes.

Entre sus películas más notables se encuentran Paprika (2006), Tokyo Godfathers (2003) y Perfect Blue (1997) siendo esté ultimo el aclamado thriller psicológico con el que se dio a conocer en la industria y que además lo mando directo a la cima en aquel momento llegando incluso a ser considerada una obra maestra de la animación y a Satoshi Kon, por los filmes que incluye su trabajo cinematográfico, como una de las más importantes mentes del anime.

La valoración de su obra ha llegado a tantos, que de hecho su opera prima, Perfect Blue, ha sido señalada en diversas ocasiones y por distintos medios como una clara  inspiración para el director de cine Darren Aronofsky quien afirman compró los derechos de dicha animación para poder hacer un remake que terminó siendo la elogiada por la critica internacional y mas de 80 veces galardonada, Black Swan o El Cisne Negro.

En 2010, después de que se anunciara la muerte de Kon, el director del Festival Internacional de Cine de Sitges, Angel Sala, escribió unas palabras lamentando la perdida y reconociendo el trabajo del director japonés en donde destacó la influencia que tuvo tanto el cine occidental en este, como él en el cine occidental   «… desde la realidad virtual (Perfect Blue) al mundo de los sueños (Paprika); de hecho, ésta última es un claro precedente de Origen (Inception) de Christopher Nolan«.

Te recomendamos ver alguno de sus filmes y ¿por que no? hacer una maratón de la asombrosa  obra de Satoshi Kon.

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: