Cursi Corazón, un álbum de Números Primos para aquellas almas enamoradas

Por: Lili Díaz

Dicen que el amor tiene mil formas de expresarse pero sin duda una de las más bonitas es a través de la música, porque no importa que el tiempo pase, siempre se podrán crear versos nuevos que pueden llegar a expresar lo que sentimos por esa persona tan especial.

Si buscas algo nuevo para demostrar lo que sientes en forma de música el dúo Números Primos llegó con su segunda producción Cursi Corazón que contiene 11 canciones que te mantendrán como flotando en las nubes.

El talentoso dúo nace de la colaboración musical entre Guil Treistman y Yair Búho. Una voz relajante, suave, junto con acordes simples pero bien estructurados que podríamos poner en un día muy soleado, es el combo perfecto para dejarse llevar por el disco de principio a fin.

Desbordando creatividad su proyecto que despegó hace más de 3 años gana fama de manera constante en las plataformas digitales y cuentan con más de 50 mil escuchas mensuales en Spotify pero fue hasta 2017 que publicaron su primer material de manera formal.

La relación de Guil y Yair quienes son primos hermanos siempre fue muy cercana, y su proyecto lo bautizaron cuando todavía eran unos adolescentes. Al terminar la escuela cada quien tomó un camino diferente para estudiar y seguir con sus sueños, sin embargo todavía sentían que debían decir más cosas y aunque uno se encontraba en Nueva York estudiando cine y el otro en Boston siguiendo una carrera en Música, mantuvieron una relación a distancia para no abandonar sus ideas.

«Era como mandarnos cartas de amor. Yair me enviaba las letras y yo le respondía con la música».

Con una estructura clara y sencilla las canciones de la dupla hacen que las personas sonrían de manera natural y sin pensarlo pues son excelentes para disfrutar en cualquier ocasión pero los enamorados se identificarán más.

Siendo el amor y la felicidad sus fuentes de inspiración Números Primos nació y evolucionó e América del Sur para ponernos de buenas en esos días difíciles que en ocasiones no parecen tener fin, de paso también para poder atrevernos a decir esas cosas que sentimos mediante la música.

 

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: