Cine para entender la resistencia racial

Por: Katherine Gerena

«All the power to the people»: Alrededor del año 1960 se empezaba a escuchar esta frase en todas las esquinas, luego de que la esclavitud fuera abolida por la Proclamación de Emancipación firmada en el año 1863 e impartida por el difunto presidente Abraham Lincoln, en pleno auge de la Guerra de Sesión, no fue suficiente para todos los cincuenta estados pertenecientes.

Las políticas abolicionistas de Lincoln lograron que el país, especialmente los estados sureños, se independizaran en 1861 bajo el nombre de los Estados Confederados de América. Es decir, EEUU había sido dividida políticamente en dos bandos: norte y sur. En el periodo de la reconstrucción, después de finalizada la Guerra de Sesión, se adoptaron las famosas leyes de Jim Crow: una iniciativa legislativa democrática bajo la frase “separate but equal” (separados pero iguales), adoctrinando y contribuyendo a la segregación de las minorías raciales en los EE.UU. Desde entonces y por al menos 89 años, la discriminación racial estuvo permeada en todas las instalaciones posibles: escuelas públicas, baños públicos, transporte públicos, restaurantes, cines; lo cual sistematizó un sinnúmero de desventajas económicas, educativas y sociales para los afroamericanos.

Pero lograr entender todos estos años de transición que duraron y transgredieron épocas importantes como lo fueron los 50’s, 60’s y 70’s; como el nacimiento de figuras esenciales en la historia estadounidense reivindicando el poder racial y los derechos civiles de los afroamericanos como Las Panteras Negras, Martin Luther King Jr o Malcom X; y otros grupos y sociedades secretas violentas al sur del país como el Ku-Klux-Klan; es abarcar todos los contextos culturales, sociales e históricos dentro de los EE.UU. A pesar de que los años han transcurrido en la región estadounidense y que cada vez el discurso racista en la actualidad es inaceptable, la discriminación racial está más que inmersa en la cotidianidad de nuestras vidas.

Los frutos de los esfuerzos recogidos por la labor social y política que desarrollaron Las Panteras Negras dentro de los Estados Unidos durante casi veinte años fueron cruciales para impulsar a la actividad y participación de las personas afroamericanas en actividades históricamente negadas: como por ejemplo, el ejercicio político. Y su discurso, lucha, orgullo, iniciativa como posición siguen repercutiendo cada acera, cada calle de la región y del mundo con mensajes que hacen eco: black lives matter! (¡las vidas negras importan!).

A raíz del reciente caso de abuso policial y posterior asesinato de George Floyd en el estado de Minnesota, ha prendido las alarmas en el país sobre el ¿avance? –o más bien, retroceso– de los derechos civiles de los afroamericanos. Este frívolo suceso ha desatado la furia de la mayoría de personas residentes en los Estados Unidos quienes han salido a las calles a manifestar como exigir justifica, y ha generado un impacto global que han llegado a rincones del mundo, como Inglaterra. Diferentes figuras estadounidenses, jugadores de la NBA como directores de películas, han manifestado su disconformidad y posición ante tal injustificable hecho.

En momentos como estos, que nos llenan de tanta emotividad y frustración, es crucial levantar aquellas historias y producciones que han llegado a la pantalla grande rompiendo con la fantasía y esterotipos que siempre se ha esperado en el cine, relatando la realidad que las minorías viven, que llenen de significado (o resinifiquen lo ya conocido) cultural y carguen con bastante respeto las voces de quienes han sido históricamente oprimidos.

Por medio de esta columna y con ayuda del séptimo arte –empleando algunas de mis películas favoritas de todos los tiempos–, quiero poner en recomendación algunas de las producciones cinematográficas para entender cómo ha evolucionado esta resistencia racial que se niega a desaparecer dentro de un mundo que crece lleno de odio y así logremos reflexionar conjuntamente sobre esta realidad que está cada vez más ligada.

Do the Right Thing (1989)

Haz_lo_que_debas-570812882-large

Si de contar historias relacionadas con los afroamericanos se trata, Spike Lee es el adecuado por excelencia. Estrenada en 1989, relata la cotidianidad que viven algunas personas afrodescendientes en una sección de la calle Bedford-Stuyvesant en Brooklyn y una famosa pizzería dueña de unos italianos. No quisiera detallarme demasiado porque siento que la cronología y desarrollo de la misma contribuye a que cada escena, cada diálogo y cada personaje sean especiales. La controversia después de estrenada al público no se hizo esperar, muchos críticos declararon que la película podía incitar en la audiencia afro a generar disturbios (disturbios que nunca se presentaron). Esta es una de mis favoritas y es totalmente pertinente para entender la situación actual en la que estamos. Sólo me resta preguntarles: ¿Mookie hizo lo correcto?

Boyz N the Hood (1991)

Boyz_n_the_hood_xlg

Protagonizada por Ice Cube, Cuba Gooding Jr, Angela Bassett y Laurence Fishburne en los papeles principales, John Singleton nos cuenta tras esta joya clásica de cine y obra prima del director, la historia que se vive en uno de los barrios más peligrosos de Los Ángeles a través de la vida de tres amigos los cuales están sometidos a toda clase de circunstancias durante sus vidas: violencia, brutalidad policial y problemas familiares. Esta película a parte de contar la realidad que vivían los jóvenes afroamericanos cerca de los años 90’s en California, también logró el ascenso del escritor, productor y director: su película se nominaría a los Óscar bajo las categorías de Mejor guión original y Mejor director. Singleton sería el primer director afroestadounidense en entrar a la Academia.

Straight Outta Compton (2015)

Straight_Outta_Compton-226610560-large

Hace poco nos habíamos enterado que Anonymous había logrado intervenir en la frecuencia radial de la policía de Chicago y Minneapolis para sonar la canción de N.W.A.: Fuck tha Police. Esta película dirigida por F. Gary, cuenta la historia del ascenso al éxito del grupo de rap N.W.A (Niggas With Attitudes) y su posterior disolución. Lo más llamativo dentro de este filme es el contexto político de los años 80’s y 90’s en los cuales se encontraba Estados Unidos frente al abuso policial, hecho que no es pan de los últimos días. Recordemos que el rap es un género musical que logra consolidarse a inicios de los años 80’s cargando fuertes mensajes con un contenido social y reivindicativo que denunciaba realidades que vivían las comunidades afroamericanas en medio de la violencia, las drogas y pobreza de estos barrios de Nueva York y Los Ángeles.

Bonus

BlacKKKlansman (2018) por Spike Lee

I’m not your negro (2016) por Independient Lens

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: