Notes on a Conditional Form | The 1975

Por: Katherine Gerena

Odiados por algunos, adorados por otros: The 1975, el cuarteto de Mánchester, ha sido uno de los grupos de pop mejor consolidado de los últimos años.

Matthew Healy, frontman y vocalista de esta banda de pop-rock, ha sido el principal autor de empujar este proyecto musical inglés por medio de un experimento que siente extenderse dentro de un agujero negro de gusano. Después de dar a la crítica, fans y haters, un excelente álbum bajo el nombre de A Brief Inquiry into Online Relationships hace menos de dos años; parece no agotarse las posibilidades que emplea el grupo musical, entre mezclas y yuxtaposiciones, que varían desde canciones conversadas, confesiones sin pelos en la lengua, berrinches de adolescentes,  humanos cyborgs que poseen emociones, un bloqueo computacional, ambiente pop tradicional e interludios incoherentes: todo esto toma en constancia la esencia de The 1975.

Si los cálculos no hubiesen fallado o recaído en diferentes distracciones y la notable ambición detrás de Healy que le hubiese permitido salir con la suya, Notes on a Conditional Form habría salido a luz con tan escasos días de haberse conocido A Brief Inquiry into Online Relationships. Sin embargo, este lapsus que tuvo presente la banda en más de un año y medio de su tercer álbum de estudio, permitió el tiempo justo para elaborar una idea muy semejante a la anterior pero menos centralizada: las actividades  relacionadas y desarrolladas en un contexto de tour, en las cuales se encontraba la banda a través del 2019, tuvieron efecto sobre el disco; o tal vez, después de todo, era el impacto que The 1975 quería sobre este nuevo álbum.

Notes on a Conditional Form, escrita principalmente en gira y grabada en 16 diferentes estudios, es la producción más larga de la banda donde están presentes 22 canciones concentradas en 1 hora y 20 minutos. Cuenta con numerosas colaboraciones e invitados como Phoebe Bridges, Ramitas Fka, el DJ de reggae jamaicano Cutty Ranks. Al igual que el anterior álbum de la banda, cuenta con canciones sinfónicas y sin voz absoluta. Incluso, para lograr escuchar la primera canción cantada por Healy, se tienen que atravesar unas dos primeras pistas: la primera se llama The 1975, la cual es un discurso de la activista ambiental y climática Greta Thunberg; y la segunda canción se People, el cual es un manifiesto de rock alternativo.

A medida que se avanza en el álbum, se logra apreciar la exuberante propuesta creada por la banda la cual incluye desde canciones con todo el folclor más simple hasta la radiante vibra dancehall con finas pistas de reggea. El arma poderosa tras The 1975 es su productor y baterista George Daniel, quien con el pasar del tiempo ha logrado dar materia y forma a los caprichos compositores de una alma adolescente de 31 años y con apellido de Healy. Para nadie es un misterio que la banda ha logrado abordar de manera limpia, pulida y bastante perfecta, las apreciaciones que tenemos concebidas por los géneros que conocemos: un country en esta canción, un sonido futurista en esta otra, un fragmento aquí deprimente con aire de shoegaze, ¿y por qué no un poco de jazz?

Por ejemplo, el single If You’re Too Shy (Let Me Know), el cual ha sido el más destacado desde la existencia de la banda hasta la fecha en el Reino Unido, evoluciona y junta lo que sería una canción típica de The 1975: una introducción mecánica que nos hace sentir en lo más oriental del mundo, un canto perfecto de una mujer, un arreglo perfecto bien ambientado a los 80’s, un fragmento muy al estilo jazz con un solo de saxofón; y mientras tanto, Healy canta con unos pequeños arreglos computarizados en su voz sobre la camgirl de sus sueños. En cada verso, en cada palabra, en cada estrofa; Healy canta los anhelos y sueños más estúpidos, locos y hasta aberrantes que cualquier adolescente en la era digital como tecnológica podría tener. Los escritos de Healy nos conducen a entornos familiares: la computadora, las redes sociales, las fiestas y hasta nosotros mismos.

En términos de producción, Notes on a Conditional Form es el trabajo más complejo e impresionante que The 1975 ha logrado en la actualidad. Y sin miedo a represalias, es uno de los mejores lanzamientos que hemos conocido alrededor de la emergencia mundial en la que estamos sumergidos: lleno de momentos tranquilos, armoniosos y afirmativos. Tal como en un ambiente que cualquier persona podría vivir en un lugar tan pronto y termina de mudarse, las canciones dentro de este álbum parecen no tener un hilo entre las mismas; y que a percepción como comentarios de terceros, muchas de las canciones podrían haberse condensado sobre otras y así, lograr que el disco fuese menos extenso. Sin embargo, nunca su trabajo había sonado tan paciente y personal como Notes on a Conditional Form lo hace sentir.

 

 

 

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: