NO DREAM | Jeff Rosenstock

Por: Katherine Gerena

Tomado por sorpresa entre sus oyentes e inspirado por los acontecimientos sociopolíticos de la actualidad, Jeff Rosenstock ha abierto la puerta a uno de los discos bien logrados del ansioso punk de Nueva York desde WORRY en el 2016.

Los componentes éticos, políticos y musicales heredados por su antigua banda Bomb the Music Industry, siguen implícitos en Jeff Rosenstock desde que empezó su carrera como solista. Desde entonces, todo lo que ha tocado se ha caracterizado por tener varias sombras como luces de ska, folk-punk y pop-punk de la inmortal Long Island. El panorama político en los Estados Unidos ha ampliado la visión futurista de este artista desde la elección de Donald Trump en el 2016. ¿Cómo viven los estadounidenses? Jeff Rosenstock tiene una canción para cada estado de ánimo por excelencia consolidado a las preocupaciones sociopolíticos.

Rosenstock en solitario se caracteriza por ser una audaz voz de protesta ante la vil mentira de la industrialización estadounidense creada en el margen económico neoliberal y capitalista. Casi asemejado al síndrome de Ícaro, soñamos con la liberación física y mental que podríamos invertir en nosotros mismos, las artes, nuestros gustos, para mejorarnos como personas y por supuesto, para la cultura. En cambio, el plano actual de confinamiento ha creado una sensación vacía de libertad desde tu propia casa, al frente de tu propio computador pero con una cámara que te vigila y tu alma saboteandote todo el tiempo porque ahora eres tu propio jefe no suficiente.

Ignoramos todo el tiempo como nos sentimos porque estamos acostumbrandos a vivir de distracciones las cuales por globalización hemos llamado como ‘pasatiempos’, Jeff Rosenstock rescata todos estos sentimientos tan personales como colectivos para construir NO DREAM desde una raíz hardcore y en lira con el cambio político vívido a gran escala fuera del alcance de nuestras manos, la ligereza espuma con que comienza se espesa a medida de que se avanza dentro del mismo álbum. «¿Te convertiste en una persona que realmente quieres ser?», canta Rosenstock en la canción NO TIME la cual escarba en el más perfecto sentimiento sobre la impotencia a causa del capitalismo tardío; y es así como nos damos cuenta que va a ser un buen día ambientado con NO DREAM de fondo que nos sigue representando en nuestros más oscuros pensamientos.

Consumismo fundado bajo una moralidad, estar vivos y sentirnos completamente impotente, el capitalismo haciéndote sentir inservible, el falso significado de libertad, demanda de foros de línea, la oferta tóxica de actividades para despejarnos durante estos tiempos, una falsa empatía: todo esto parece orientarse en NO DREAM. Me han dicho la mayor parte de mi vida: ‘Intenta ver el otro lado’ / Por personas que nunca han tratado de ver el otro lado», dice Rosenstock durante la canción de ¡Scram!. El significado alrededor de esta canción puede estar dada para significados totalmente ambiguos, pues todas las canciones pueden ser empleadas para darle un significado personal; pero la reflexión es clara y el impacto que se quiere va más allá de una emoción individual: estamos viviendo una conexión infundida en redes, ¿y a dónde nos dirigimos cuando queremos desconectarnos?

«Siento que es un álbum muy personal para mí. Mucho de ello se deriva de la ansiedad que he sentido durante los dos últimos años, esta crisis existencial de preguntarme quién soy. No esperaba que me fuera a ir bien en mí vida, nunca.», escribe Jeff en sus redes ante este repentino lanzamiento de NO DREAM, que fue casi como un secreto. Los posteriores veinte minutos de este álbum relatan todo el alcance que ha logrado Rosenstock como músico y persona: sus grandes expectativas, la precariedad que a veces resulta el vivir de la música. Sin embargo, con esa única exageración irrisoria, hace burla en medio de sus letras sobre cómo ha sido su fama: «Sé un turista anciano / Apresúrate como una tortuga», a lo cual puede comparar con imágenes que le acompañaron en sus viejos tiempos.

A diferencia de WORRY, POST- y Thanks, Sorry!, los cuales sus canciones de closing son sumamente sombrías y desalentadoras: Ohio Tpke, canción de cierre en NO DREAM, muy asemejada a la carta de amor de gira que cualquier otra banda estadounidense de rock por experiencia y grandeza tendría en su repertorio musical. Algo totalmente diferente y agradable dentro de lo producido, hecho, grabado y escrito por Rosenstock; quien sustenta que a su edad este tipo de relaciones se vuelven menos resistentes y las palabras como acciones son más definidas dentro de sus palabras que encierran la última estrofa: “Odio volver a casa / odio irme de casa».

NO DREAM es un profundo álbum de reflexión a nivel de vidas personales como en la sociedad donde te desarrollas. Sin duda, en una producción donde Jeff Rosenstock logra canalizar todas sus emociones, los sentimientos que le han evocado su ansiedad en el traspasar del tiempo, sobre la persona que es: todo un disco que destella una paz interior, la desaceleraicón del tiempo, la frustración colectiva que la sociedad nos regala en nuestro diario vivir y por supuesto, nuestros disgustos políticos. Tal vez si este álbum hubiese salido unos días después a lo que ha repercutido en Estados Unidos últimamente, Rosenstock hubiese escrito sobre la indignación ante el racismo notorio que existe en las instituciones policiales del país.

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: