Azimuth | Total Life Forever: los primeros 10 años

Muchas discusiones acerca de cuál es el mejor disco “sophomore” o el mejor segundo álbum de una banda rondan por todos los blogs y páginas especializadas a nivel mundial. dichas reseñas ponen datos muy duros demostrando porque el segundo álbum de una banda es el mejor: más presupuesto, el encontrar un camino de inspiración, el apoyo de una disquera grande, mayor facilidad de contar con un gran productor… o todas las anteriores.

Hoy estamos celebrando los primeros 10 años de un disco que no solo marcó mi pasión por la música, también marcó el camino del éxito de una banda que le habla a una generación que en verdad está buscando realizarse y poder subsistir en lo que les gusta. Una generación visceral y hambrienta del mundo cuyo soundtrack es el Total Life Forever.

Foals logró conquistarnos con un su primer álbum de larga duración titulado Antidotes, un disco lleno de energía e intensidad que navega en el math-rock. Seamos honestos, ese disco tiene toda la energía juvenil necesaria y posee canciones que te harán mover todo el cuerpo sí o sí y porqué no, destruir unas cuantas cosas en el camino. Tanta energía e ímpetu llega a un punto donde tiene que ser canalizado, darle una dirección, y establecer nuevos horizontes como amigos, colegas, banda. Así llega Total Life Forever, un disco que tiene un nuevo pensamiento y orden que se aprecia desde el primer riff.

Un nuevo sendero maduro que se gestó en el estudio Svenska Grammofon, ubicado en Suecia. Todo un material audiovisual recorriendo el proceso de creación puede ser consultado en YouTube y lejos de demostrar que la banda inglesa tiene un potencial descomunal tanto en vivo como en estudio, nos invitan a sentir y vivir las canciones desde un punto de vista más íntimo; un toque extra la vitalidad y emotividad de las letras y las armonía musical. Para celebrar estos primeros 10 años, Foals publicó en su canal de YouTube un filme dirigido por Dave Ma que suma y revela momentos de ese lapso de tiempo.

Un día para celebrar un disco que sin duda musicalizó un relevo generacional.

“Forget the horror here”

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: