Overthinking | Los falsos 80’s

Por: Jesús Velázquez 

Existen diversos textos que recuerdan que la historia es cíclica. Eventualmente lo oldie es tendencia. A finales de la primera década de este segundo milenio, y los pocos meses de este año, han reforzado la idea de que los ochentas son lo nuevo. Antes de que me vaya directo al golpe, debo hacer una aclaración pertinente: una cosa es rendir homenaje y otra es partir de una base segura. La industria musical encontró en la segunda vena la oportunidad de recoger más dinero, a partir de algo que casi naturalmente nos gusta. 

El sintetizador se ha apoderado de los discos más populares de este año. Realmente aprecio al instrumento, es una matriz de sonidos que tiende al infinito, pero en el presente ha sido utilizado como creador de ritmos bailables. No más. Para ser honesto, cualquier melodía estructurada con una base rítmica y un deslizamiento del sintetizador es por más atractivo. El problema es cuando se establece como una falsa evolución.

The Weeknd, The Strokes Tame Impala (me duele este último, pero también caben en esta categoría) han sido alabados de manera incorrecta. Si bien, el sonido es nuevo para su discografía no son más que reciclajes parciales de la historia musical. De igual manera, pienso que estos representantes no fungirán como inspiración de un «sonido nuevo» para próximas generaciones. Al menos no por After Hours, The New Abnormal The Slow Rush, respectivamente con los mencionados.

Los principales conteos se llenan de un residual concepto de evolución musical. Hayas vivido o no en los ochentas (en mi caso no lo fue) sientes una nostalgia porque esa cultura pop es aplastante. ¿Y a quién culpar de amar una generación que no nos pertenece que a las mismas industrias? La saga de Back To The Future y Blade Runner se imaginan un futuro caníbal, pero excitante por llegar a esa evolución. Décadas después, la industria musical volvió despavorido a los 80’s porque le teme al futuro: a lo que no es seguro.

Hasta es terapéutico soltar el pasado; pero a la vez, la nostalgia vende. Antes de llamar a The New Abnormal de The Strokes como el verdadero cambio o The Weeknd como el sonido actual de la música, hay que cuestionarse más de una vez qué tan real son estas sentencias. Retomé los ejemplos más frescos, pero hay más, algunos más dolorosos que otros, pero esos más serán descubiertos por ustedes mismos.

Pero, oye, no te negaré que sigo esperando una nueva temporada de Stranger Things, pero ese ya es un tema aparte.

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: