Twin Peaks | 30 años del espectáculo que cambió la televisión

Por: Katherine Gerena 

El gran salto de David Lynch a la pequeña en los inicios de los años noventa sigue siendo uno de los sucesos televisivos más fascinantes que alguien ha logrado. Celebramos hoy treinta años de la primera emisión de Twin Peaks: la serie que cambió la televisión.

El estreno de Twin Peaks el 8 de abril de 1990, en la línea de televisión ABC, marcó la vida y experiencia para los espectadores tanto como cinéfilos entusiastas que muchos de ellos aún recuerdan el lugar dónde estaban cuando supieron del estreno. En especial, los estadounidenses que seguían el rastro de David Lynch con previa anterioridad en sus producciones para cine. Sin embargo, esta serie no empezó como el fenómeno de culto que creemos que es y fue con el tiempo que logró convertirse en lo que ahora conocemos. Después de los veintinueve episodios, divididos entre dos temporadas, la serie de televisión finalizó en el año noventa y uno; y sólo fue hasta un año después, con el lanzamiento de la película Twin Peaks: Fire Walk With Me, lo que dio credibilidad a la secuencia de episodios y pasó de ser el hazmerreír a convertirse en la pieza clave, como la brújula y el mapa, de Twin Peaks de la ABC.

David Lynch y el co-creador del programa, Mark Frost, tuvieron bastante tiempo de sobra para sumergirse en la oscuridad  y terror extradimensional dentro de la misteriosa sala con paredes largas de terciopelo rojo y piso con un patrón de triángulos a blanco con negro que nombraron como The Black Lodge. Todo inicia con  muerte de Laura Palmer (Sheryl Lee), descubierta por el pescador Pete Martell (Jack Nance) y quien se dirige a los policías de Twin Peaks con las palabras más celebres de todos los años de la serie: «It’s dead… wrapped in plastic»,  mientras el Sheriff Truman (Michael Ontkean) y el forense, el Dr. Will Hayward (Warren Frost) intentan revelar su identidad. La caja de pandora en el pueblo al noroeste de los Estados Unidos ha sido abierta y traen consigo un montón de revelaciones oscuras y surrealistas sobre un secreto.

tw-31637

A medida que la noticia se se va extendiendo en el pueblo de Twin Peaks, desde el sheriff Truman al resto de la ciudad, la telaraña que se va tejiendo tiene más que una construcción simétrica. Esta última «buena» que llega hasta la casa de los Palmers, la memorable escena de Leland Palmer (Ray Wise) contestando la llamada de emergencia de su esposa en el Gran Norte quien había pasado la mañana buscando a su hija y el camión de la policía del sheriff deteniéndose en el fondo detrás de él. No hay nada que decir: el silencio de Leland en la línea telefónica deja en constancia la muerte de Laura y los gritos de Sarah (Grace Zabriskie) quien sufre de una angustia inconsolable.

David Lynch a lo largo de la serie debe presentar varios personajes principales: el novio caprichoso de Laura, Bobby (Dana Ashbrook), principal sospechoso que constantemente visita a una camarera casada en el Double R Diner, Shelly (Mädchen Amick). La mejor amiga de Laura, Donna (Lara Flynn Boyle), su amor secreto James (James Marshall) y Audrey Horne (Sherilyn Fenn) cuyo padre es dueño del Gran Norte, un hotel de grande prestigio dentro de la ciudad. Diferentes personajes caracterizados en la serie que nos hacen acordar de la misma con bastante aire extraño al ser partícipes de las acciones luego de la muerte de Laura que hacen constatar su ausencia y vacío.

Más adelante aparecería en la pantalla el agente especial Dale Cooper (Kyle MacLachlan) con la frase más inmortal: «Diane, 11:30 AM, February 24th. Entering the town of Twin Peaks, five miles south of the Canadian border, twelve miles west of the state line. I’ve never seen so many trees in my life». Seducido por la tarta de cerezas, las buenas tazas de café y las donas en el departamento de polícia: Dale Cooper encabezaría la investigación alrededor de la muerte de Palmer sin tener la plena certeza que sería el foco de las experiencias y descubrimientos más nauseabundos y extraños que haya vivido: la letra R debajo de la uña de Laura, la aparición del gigante repitiendo una tras otra vez la misma frase hasta los sueños más extraordinarios con The Black Lodge y el enano que baila.

28twinpeaks18-superJumbo-v3

Cuatro años antes, David Lynch había explorado el mismo terreno con su película Blue Velvet: una pequeña ciudad de Estados Unidos de céspedes verdes brillantes, rosas rojas brillantes y un camión de bomberos como imágenes primeras. Lejos y fuera de la vista de las personas, un lóbulo cortado escondido entre el césped y algunas verdades terribles desconocidas que ocurrían en las sombras y lejos de los espectadores. Blue Velvet a comparte una realidad con Twin Peaks al tener el mismo heroico personaje protagonizado por Kyle MacLachlan que se enfrenta a esa oscuridad y encuentra algo de eso dentro de sí mismo.

Lynch atrapó al espíritu de la noche demasiado tarde con su serie de televisión pero supo volver a retomarlo para los años posteriores como pasaría en el 2013 con el regreso de Twin Peaks: The Return. Cuando esta película fue proyectada en 691 pantallas en los Estados Unidos el 28 de agosto de 1992, los fanáticos esperaban a todos sus personajes de la serie; en cambio, se les presentó una tragedia sórdida, intensa y fantasmagórica sobre el abuso sexual y soledad que vive Laura Palmer: la protagonista principal. La aparición de diferentes destalles y extrañas secuencias como la de David Bowie como un agente deshonesto del FBI, afirmaban que esto solamente tenía sentido para el director, David Lynch y Robert Engels, co-guinista.

Todas las situaciones que rodeaban las cámaras frente a la película, antes como después, fueron desastrosas y estaba bastante claro que las cosas no iban a surgir como lo esperaban: el co-creador del programa, Mark Frost, discutió con Lynch sobre si la película debería ser una secuela directa de las dos series de televisión o una pre-cuela centrada en los últimos días de Laura Palmer y finalmente, Frost optó por alejarse. Kyle MacLachlan volvió con toda la inspiración de interpretar al heroico Agente Dale Cooper y tuvo que acceder a un pequeño papel dentro de la película. Lara Flynn Boyle luego se negó rotundamente a volver como Donna Hayward.

TwinPeaks_3919200_CBS_TWIN_PKS._CBS_SX1080_

Y como si fuera poco, la recepción de Fire Walk With Me en el Festival de Cannes es históricamente conocida como una de las más desastrosas: tan pronto aparecieron los créditos, toda la sala se llenó de abucheos. Los críticos de diferentes medios de comunicación masiva como el New York Times, se ahondaron y confabularon para seguir dándole el brillo pesimista a la película: “No es la peor película jamás hecha; simplemente parece ser», escribían algunos de sus columnistas. Incluso, las críticas llovían desde otros cineastas como Quentin Tarantino, con el recién lanzamiento de su película Reservoir Dogs -que definió la época de los noventas-, dijo: «uno de mis directores favoritos ha desaparecido tanto que no tengo ganas de verlo hasta que escuche algo diferente».

Después de todo lo vivido, Twin Peaks: Fire Walk With Me fue ignorado durante años hasta un renacimiento para esta década gracias diferentes críticos como Mark Kermode y Calum Marsh, quienes han declarado abiertamente a la película como «una obra  maestra de Lynch». Una serie de re-evaluaciones por diferentes críticos de cine, periodistas, seguidores y cinéfilos entusiastas, ha construido un nuevo aura que merece Twin Peaks al ofrecer un consuelo o respuestas fáciles a los horrores de la vida. Y por supuesto, ese ambiente sombrío y bastante espeluznante fue brindado por el maestro y músico Angelo Badalamenti con una nueva pieza de jazz inquietante y atontada.

Poner a Laura Palmer al frente y centro le dio a Sheryl Lee la oportunidad de interpretar más que la niña muerta envuelta en plástico o su prima doppelganger Maddy. Laura se re-introduce sola, temerosa y emocionalmente destrozada, traumatizada por el abuso que está experimentando a manos de su padre poseído. La captura de Lee llena de agitación interna y el fatalismo de Laura es virtuosa en la película para acabar de rellenar todos los vacíos que la serie nos deja; y sin duda, la continuación de los hechos, tanto de la serie de los noventas como la película Fire Walk With Mecomplementan a la perfección lo que vimos en la tercera -y última- temporada de la serie alrededor del 2017: los 25 años después que Laura Palmer mencionaba hacia atrás en su frase “I’ll see you again in 25 years” y que llena a cabalidad todos las preguntas que nos dejaron los anteriores años.

maxresdefault

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: