BEASTARS: El anime que hace un sombrío y encantador reflejo de la sociedad

Por: Itzel Gadner 

  • El anime fue dirigido por Shinichi Matsumi, subdirector de Porco Rosso junto con el guionista de Little Witch Academia Nanami Higuchi.

La cantidad de estrenos de animación japonesa o anime, está siendo apabullante por parte de la plataforma de logo rojo de entretenimiento por streaming Netflix, al anunciar hace unos cuantos días, que tendrán disponibles como parte de su catalogo algunas de las entrañables películas del Studio Ghibli. Empezando por el mes de marzo, la plataforma sorprendió con un estreno bastante esperado y que los fans llevaban tiempo esperando: Beastars. Este anime adaptado, con una trama oscura, animales antropomórficos y una producción visual sin precedentes, está dando bastante de que hablar.

El anime arribo el pasado viernes 13 de marzo a Netflix en un estreno mundial, de la mano del estudio Orange, el cual se especializa en producción 3DCG y «romper con lo tradicional» además de haber adaptado otros titulo como Houseki no Kuni o Dimension W.  Adaptado del exitoso manga de Paru Itagaki, una mujer mangaka que no deja ver su rostro en publico, usando en su lugar, una enorme máscara de gallina. El manga el cual se publica para la revista japonesa Weekly Shōnen Champion teniendo hasta la fecha 17 tomos o volúmenes recopilatorios. No podíamos no concebir que no llegara a su eventual adaptación televisiva, después de haber obtenido también, el premio de Manga Taishō.

 

La trama se centra en el transcurrir diario de un grupo de animales antropoides en el instituto, mientras viven los albores que vienen con la adolescencia, siendo partes de un sociedad que no difiera tanto de la nuestra. Desde la perspectiva de su protagonista Legosi, un lobo gris que intenta reprimir sus instintos y su verdadera fuerza para poder encajar con el resto; vemos cómo se conflictua entre quien es realmente, a con lo que tiene que ser, mientras comienza a tener sentimientos por una coneja blanca de nombre Haru. Con una capa lúgubre pero honesta, momentos llenos de metáfora, de cariño, los tropiezos incómodos que vienen con la ansiedad de ser adolescente, y una profunda crítica a la sociedad; son los ingredientes que van caracterizando capítulo a capítulo a esta serie.

 

Lo que primero pudo haber generado controversia en cuanto a su adaptación, fue la decisión de convertirla a 3D. Se conoce que la naturaleza de esta producción genera repele por la manera en que, inevitablemente se acartonan las características faciales, robotizando y restando puntos a la intensidad de momentos clave. Sin embargo, para el equipo creativo de Orange, contando con  Eiji Inomoto (Ghost in the Shell Arise), experto en el CGI es que se pudo lograr un acertado visual que diera un aire refrescante, tanto como lograr que saliera de lo común, combinando con dibujos en los primeros planos en 2D para no perder totalmente la esencia.

A razón de que los personajes sean precisamente animales, los cuales fueron imaginados por Nanami Higuchi (Banana Fish), la sociedad se dividió en tanto carnívoros como herbívoros. Esta cuestión es la que separa a los dos polos que los componen; la diferencias que los alejan de poder sentirse como iguales, es una cuestión que se encuentre latente en casi todo momento. La lucha por conseguir sanar estas diferencias está presente en personajes como Louis, un ciervo, y figura admirada por todos dentro de la Escuela Cherryton, pero al final del día, un herbívoro. Aunque este se presente en todo momento fuerte e impecable, no deja de existir ese aire a su alrededor que lo llena de tristeza por un pasado trágico y una presión constante por mantenerse erguido frente a los demás. Es en este personaje, que es de los primeros que se presentan, que vislumbramos la profundidad que tienen cada uno de los personajes.

Los personajes a su vez llegan a romper con paradigmas y estereotipos habituales del anime, uno de ellos es su misma co-protagonista la coneja enana Haru. No es de aconsejar que se espere de ella una actitud pasiva, sumisa y la esperada reputación inmaculada. La coneja blanca, en realidad tiene que lidiar con el acoso escolar de sus compañeros y sobre todo, compañeras, al correrse rumores sobre como ella acepta acostarse con cualquiera, lo que llamarían como una «ramera». Sin embargo, aquellos rumores no son nada más que la realidad, ella misma menciona que los machos no pueden evitar sentirse atraídos por su rostro tierno y complexión delicada «que necesita ser protegido» y accede a sus propuestas para intentar olvidar su vulnerabilidad; que nadie le vea como ella realmente es, más allá de su propia fragilidad.

 

Beastars, de Paru Itagaki, será adaptado a anime

La historia se entreteje con problemáticas no solo de la índole juvenil, con problemas que suceden dentro del entorno estudiantil que ya conocen, sino que, también con aquellos que sobrepasan las fronteras para llegar al mundo adulto. En este mundo, donde todo parece marchar correctamente y con armonía, existe el sustrato violento que nadie quiere mirar directamente a los ojos. Es en estos momentos donde los personajes se topan con los dilemas morales, entre aquellos que se volvieron completamente a sus instintos, y entre ser de aquellos quienes los reprimen para mantener una sociedad pacífica.

Finalmente, además de la trama, un aspecto esencial que también llama la atención es la música, dirigida por Satoru Kousaki (Monogatari Series) y su particular intro, con la dirección de Michiya Kato (Paprika, Tatami Galaxy) la cual fue hecha a base de la técnica de stop-motion, una técnica que prácticamente no se había visto en el anime. Orquestada por la banda multinacional de hip-hop funk ALI, con el tema de Wild Side ponen a bailar a los protagonistas al ritmo de jazz hop, con líricas que se combinan en los idiomas de japones, ingles y hasta francés. Con este intro, al más estilo de Wes Anderson en pocos minutos nos resume los estados internos del protagonista mientras vacila entre lo que persigue, lo que realmente desea de eso y lo que tiene miedo de admitir.

No podemos dejar que se nos escape, al igual que una presa, tal estreno de animación japonesa que esta recibiendo una buena cantidad de criticas de todo tipo, la que llaman «la versión oscura de Zootopia» que sin lugar a dudas, se aleja de esta película, Beastars esta en su propio estilo aunque compartan similitudes, esta en su propio genero porque abre su trama como un cristal que refleja a la sociedad en sus aspectos más mundanos mientras que la celebra al encontrar los buenos en ella, y es que en realidad el amor y hasta el instinto en ocasiones, nos salva a todos de esta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: