El primer día en la mejor oficina del mundo

Por: Jesús Velázquez

Han pasado 15 años desde el estreno del primer episodio de The Office y sigue totalmente vigente. El género televisivo sitcom es uno de los más populares y explotados. Friends, Seinfeld, Malcolm in the Middle son ejemplos puntuales sobre las sitcoms, pero el 24 de marzo de 2005 se presentó aquella que revolucionó la historia de la comedia.

The Office nació como una adaptación a un show británico que destacó por tener a Ricky Gervais. Con una referencia tan corta como 2 temporadas, Greg Daniels adaptaría el formato de una manera impecable. A diferencia a sus similares en su tipo, The Office está más inclinada al mockumentary o falso documental.

the_office_uk_-_h_-_2001.png

Las risas enlatadas son remplazadas por situaciones donde la vergüenza ajena nos supera como espectadores. La química entre los actores es reconocible, aunque las situaciones los hacen que choquen entre sí. Michael Scott, intepretado con maestría por Steve Carell,  es capaz de hacerte odiarlo y adorarlo al mismo tiempo. Dwight Schrute desata carcajadas al hacer notar su incapacidad de relacionarse socialmente con otros. Y, luego está Pam Beesly Jim Halpert y una eterna disputa amorosa.

La temporada está compuesta por tan solo seis capítulos, pero fueron suficientes. Las primeras impresiones de la crítica dieron un resultado en general: un rotundo fracaso. Se le acusaba de ser una adaptación destinada al olvido, mismo factor que se vio reflejado en el ranking.

Rendirte en la primera temporada te imposibilita a disfrutar las razones que otorgan a The Office  ser una de las mejores series de la historia de la televisión: es sincera y no trata de ser pretenciosa; no es cansada, a pesar de que salen poco de la oficina; es el inicio de carreras actorales como la de Carell, John Krasinski, Rainn Wilson, Jenna Fischer, entre más, pero sobre todo es una revolución para las comedias en televisión y quince años sigue vigente.

¡Felices 15 años, The Office!

 

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: