COLORES: J Balvin trae su reggaeton colorido en medio de un pálido ambiente

Por: Itzel Gadner

  • El nuevo álbum Colores del cantante colombiano J Balvin fue estrenado en todas las plataformas digitales el día de ayer 19 de marzo y representa el sexto álbum de estudio del mismo.

La expresión artística, la búsqueda de nuevos ritmos y sabores musicales; son características que se aprecian en una época donde no es difícil encontrar más de dos artistas con propuestas similares, sin que ninguno de estos intente, o mal logrando cruzar la linea de la innovación y la frescura. Hay que reconocer que dentro de aquellos contados artistas del genero de reggaeton aquellos que han logrado pegar con nuevos beats tropicales es J Balvin.

Y es que, los álbumes de estudio del cantante representan elementos primarios o conceptos con los que el reggaetonero ha sabido jugar, para poder fluir entre melodías caribeñas y dejar claro el porque del titulo de cada uno de ellos; el transmitir las sensaciones por las que lleva tal titulo. Esto se puede observar desde Energías (2016) y Vibras (2018) y ahora con Colores. Aunque tampoco podemos dejar pasar los que lo forjaron y levantaron: Real (2009) y La Familia (2013) mismos de los cuales después se saldría del genero para experimentar.

El propio nombre de nacimiento del artista es hasta un acierto; José Álvaro Osorio Balvín no tuvo más que recortarlo y agregarle el toque urbano. Mismo toque e influencia que no podría haberlo obtenido de no haber nacido en un lugar como Medellin. Estas esencias urbanas que hacen honor al dancehall son las que pintan el marco de Colores. Desde Amarillo hasta Blanco sus diez tracks que llevan por nombre algún nombre de la paleta de colores son los que dan forma a lo que en primer lugar pensamos que era un álbum conceptual, y -aquí hacemos un spoiler-, lamentamos decirles que no es nada de eso.

Los tracks se van combinando con beats positivos y energéticos que solo podrían ser de la imaginación e ingenio de Tainy y de Sky Rompiendo (quien aparece en track ademas), las manos derecha e izquierda del cantante. Sus tributos al dancehall, funk de favela y al reggaeton de origen. Estos géneros van dejando una estampa que van componiendo estas nuevas canciones. El cantante hace un claro intento de volver a las raíces del reggaeton, y es que dentro del genero, las personas no pueden dejar de regresar a los éxitos que en primer lugar posicionaron al genero. Es por ello que las canciones contiene referencias a personajes como Tego Calderon, y compases simples para mantener este sentido orgánico.

Aunque el arte de el artista japonés Takashi Murakami, mismo con quien ha trabajado el artista en el pasado en distintas ocasiones; nos deja apreciar su talento en el arte conceptual que inunda el álbum y por donde quiera que se le mire, es un acierto que inclusive el artista haya dejado a Balvin hacer uso de su característica flor como sello de este. Esto junto con los vídeos que han sido dirigidos por Colin Tilley, se encargan de formar esa imagen precisamente, que siempre sean los colores los protagonistas de cada uno de ellos, otro acierto que se agrega a la lista de aspectos positivos.

No obstante, no logra capturar completamente la esencia de «los colores» mientras uno va escuchando canción tras canción del reciente disco. De lo que se argumenta el artista, «cada canción lleva el nombre de un color, que yo y la producción sentíamos que encajaba con ella» sin embargo, queda sumamente vaga e inconcreta. Aunque el potencial del álbum tiene un alcance, que llama en primer lugar por lo fresco en como se presenta,  se queda corto al dejar canciones que no precisamente aportan algo nuevo al genero ni se plantean líricas que cambien el juego.

Finalmente, Colores llega precisamente en medio de tiempos donde la incertidumbre, el caos, y el miedo generalizado nos deja un pálido, desolado e insípido ambiente. Por lo que, el hecho de que se plantara la flor colorida del reggaeton cosmopolita del oriundo de Medellin,  fue de un atinado tiro de gracia -de marketing y publicidad- para el cantante y el equipo que lo acompaña. Sin duda alguna, el que se este haciendo sonar y pegue tanto es de algo que solo artistas de esta talla, que llego hasta festivales como Coachella,  podría lograr, pero, no deja de recordarnos que este disco fue para dejar la estampa de estilo que quiere el artista más que intentar cambiar o proponer como si logro en su tiempo Vibras.

 

Les dejamos acá abajo el colorido disco, junto con sus respectivos nuevos vídeos musicales de los colores que parece, han gusto en mayor medida:

 

 

 

 

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: