Íntimo: un show para reencontrarse 

Fotos por: Juan Pablo Zárate

Por: Marlenne Hernández

El pasado 14 y 15 de Febrero el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris fue testigo del amor con el que los fans recibieron a Julieta Venegas después de casi tres años lejos del escenario. Se trató de un show que más que concierto fue un espacio para reencontrarnos con la cantante. 

Desde el inicio la buena vibra se sintió y de ella nació la confianza que se necesitó para que la comunicación fluyera en ambas partes. Julieta conectó desde el primer minuto con canciones que no tardaron en ser coreadas y cada performance aumentaba el calor de la nostalgia.

86788732_2997501256955236_6096138642772721664_o
Julieta Venegas abrió el concierto con piezas como Ilusión, Amores Platónicos y Ya conocerán hasta escalar a canciones como Andar conmigo, Me voy y Limón y sal

La cantante se mostró transparente durante todo el show, no perdió la oportunidad de platicar sobre las razones que la regresaron a México, sobre su infancia, sobre la crisis que a todos nos llega y sobre los acontecimientos sociales que pudo observar de cerca durante su estancia en Argentina. Nos dejó claro que ser figura pública no la exenta a ser menos humana. 

La Marea Verde inundó el Teatro después de que Venegas aseguró estar a favor de las mujeres que salen a exigir derecho sobre su propio cuerpo, seguridad e igualdad de género. Incluso mencionó la envergadura de los hombres en esta lucha; está convencida de que es trabajo de todos eliminar la violencia contra la mujer. 

86488188_2997499906955371_8126625607808188416_o

Como introducción a la siguiente canción, Julieta platicó una anécdota personal que le sirvió como inspiración para componer Déjenla Dormir. Se trata de una canción que forma parte de su catálogo de piezas sin grabar pero que desea compartir al mundo.

Aunque días antes se descartó la posibilidad de invitados durante el show, el integrante de Café Tacvba «Meme» y el Ensamble Al Aire hicieron aparición en diferentes momentos de la noche, regalándonos dos de los momentos más emotivos de la velada.

Cuando llegó el momento de despedirse, el público la ovacionó de pie incluso después de encender las luces. El regreso de Julieta Venegas a los escenarios de México no solo la reconectó con su público, sino que la redeescubrió en esencia.

 

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: