La soledad según Kevin Parker

Por: Jesús Velázquez

Si hay algo que resalta a Kevin Parker, líder de Tame Impala, es su capacidad creativa. No es para menos, ya que al oír cualquier canción de la banda australina, no escuchamos menos que Parker tocando cada uno de los instrumentos. No sólo es el líder de la banda, sino es el corazón, mente y energía del proyecto.

Kevin Richard Parker nació y creció en una familia disfuncional. Sólo era cuestión de tiempo, para que sus padres se separan. Su padre, Jerry Parker introdujo su amor por la música a su progenitor. Rápidamente, adoptó ese arte, a un nivel que empezó a preocupar a su propia familia. Como extintores de sueños, buscaron orientarlo a otra carrera; lo lograron convencer, sin frutos reales, ya que no dejó de componer y perfeccionar los instrumentos que ya tenía.

En diversas entrevistas, ha aceptado lo triste y solo que se sintió durante años. Mismos sentimientos que se incrementaron con la muerte de su padre, en 2009. Su legado no solo quedó en el knowhow, sino que, incluso en el último sencillo de Tame Impala dejo ver los estragos de la difícil relación parental.

Kevin aprendió a «convivir» con su soledad, confesando que se siente más cómodo al estar así: en un cuarto lleno de instrumentos, mezcladores y consolas. Las canciones de Tame Impala son escritas, interpretadas y producidas solo por Kevin Parker. No por un sentimiento de egoísmo, sino porque es en ese preciso momento donde se siente más libre, cómodo y su creatividad, como se puede ver en el siguiente vídeo.

Con los años, ha mejorado en sus habilidades como intérprete y compositor, sino que lo ha cotizado como uno de los mejores y fructíferos productores de la música, detrás del hip-hop y música pop. Incluso tuvo sus créditos como escritor en Ye, disco de Kanye West.

KP

¡Felices 34, Parker!

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: