6 momentos para celebrar a Alex Turner en sus 34 años

Por: Jesús Velázquez

Uno de los músicos más importantes y mediáticos de los últimos años está de cumpleaños: Alexander David Turner, mejor conocido como Alex Turner. El frontman de Arctic Monkeys y dueto en The Last Shadow Puppets llega a los 34 años de edad. Con una carrera llena de éxitos, una pluma inquieta y prodigiosa y un arsenal de estilos, Turner es, sin lugar a duda, uno de los estandartes de la música contemporánea. Por ello, nos dimos a la tarea de juntar algunos de sus mejores momentos del músico de Sheffield para celebrar sus 34 primaveras:

We are the Arctic Monkeys… don’t believe the hype:

Tan inexpertos y jóvenes, Arctic Monkeys lograban debutar en la BBC, el canal de difusión más importante del Reino Unido.  La política de medios ingleses le abre la puerta a cada banda originaria, pero sin la garantía de catapultarse al éxito. Aquel día interpretarían I bet you look good on the dancefloor y nada fue igual.

La llegada de Josh Homme:

La mente maestra detrás de Queens of the Stone AgeJosh Homme, le trajo una fresca vía por explorar a Turner. Si bien el frontman ya había construido letras complejas, Humbug, producido por Homme desató toda su lírica. Construcciones edificadas, algo pantanosas y de múltiples resolutivas.

Miles Kane, un «descanso» para Arctic Monkeys:

Anterior al lanzamiento de HumbugAlex Turner se uniría a su amigo Miles Kane para darle vida a The Last Shadow Puppets. Con una orquesta acompañándolos y una visión totalmente distinta, Alex Turner explotó distintas formas de composición, misma que le serviría adelante.

Seis canciones, una película, un submarino:

Richard Ayoade tomó la decisión de adaptar Submarine, un libro inglés. El director tenía una amistad con Turner; le pidió hacerse cargo del soundtrack. Alex compuso 6 canciones, acústicas y acentuadas con su voz. La película fue un éxito, al igual que la sincronización musical entre fotograma y música.

AM, la gloria y el famoso discurso en los Brit Awards:

El quinto álbum de Arctic Monkeys significó su salto a la fama mundial. El resonar hasta el último rincón. Con su gira más exitosa y premios detrás de él, Turner se convirtió en la perfecta estrella de rock. En la ceremonia de los Brit Awards, el cantante daría uno de los discursos más recordados: El rock nunca va a morir y no hay nada que puedan hacer… facturenme el micrófono si lo necesitan.

Realmente no se le podía reclamar nada. Alex Turner tenía el mundo entero en su vaso de cristal.

El salto al vacío y su primer Steinway & Sons:

Los Ángeles es una ciudad maldita. Tras el descanso de la segunda parte de The Last Shadow Puppets, Alex Turner se encerró en toda una nueva visión para los chicos de Sheffield: un verdadero salto al vacío. Si bien, el futuro de todos los proyectos de Turner se previsualizaba desde TLSP, una dura elección se avecinó: seguir el camino, repleto de billetes con AM o dar un paso a lo inseguro. Cegados y sin más sentir que su propio por el proyecto. Así nació Tranquility Base Hotel and Casino.

Por esto y más: ¡FELIZ CUMPLEAÑOS, ALEXANDER DAVID TURNER!

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: