Vampire Weekend | De Jerusalén a Nueva York hasta la CDMX

Por: Jesús Velázquez

¿Realmente quién se puede quedar sentado en el Teatro Metropólitan? Exacto, nadie. Tan sólo bastan unos acordes para levantarte y no volver al asiento hasta que las luces se enciendan para indicar la salida. Vampire Weekend presentó su Father of the Bride con dos magistrales presentaciones. Esta es la reseña del su primer show completo en la Ciudad de México.

Un globo terráqueo, algo caricaturesco, se mantenía estático, justo donde se encuentra México y América Latina. Un escenario bastante austero, pero fue suficiente: discretos bailes de Ezra Koening, la batería frenética de Chris Thomson y los saltos de Chris Baio. La voz de Greta Morgan suaviza aún más a Ezra; vestido con shorts Brian Robert desliza sus pies a través del escenario, recuerda que la guitarra es, aún, un instrumento poderoso. Ray le da eco a Thomson con las persecuciones y los pianos son llevados por Cazoreni: estos últimos son la banda de soporte que más allá de sumar a la música añaden más felicidad y profundidad.

 

73460732_951467751905774_866246297458311168_n

Los neoyorquinos tienen la capacidad discográfica de hacer un setlist contrastante entre sí. Nada más basta con ver dos canciones: abrieron su primera fecha con Mansard Roof, frenética y violenta, y cerraron, previo al encore, con Jerusalem, New York, Berlin. Algunas canciones, como Sunflower, eran interminables, pues realizaron jams para remarcar que tienen calidad de más.

El público, todos de pie, bailaba discretamente. Movían sus brazos como olas, bebían cerveza y sus manos se enrojecían de tanto aplaudir. Tan grande fue la ovación que, en un momento, la banda no podía tocar. Ezra Koening hizo algunos pasos atrás, solo para ver el monstruoso público mexicano a quienes complacía con un «Muchas gracias» en español, claro.

El Teatro Metrópolitan temblaba al bailar de los asistentes y se inmovilizaba cuando la canción lo meritaba. Realmente eso fue Vampire Weekend: un viaje a través de la felicidad de un colorido indie, hasta la delicadeza de piezas controladas con piano y guitarras suaves. Un compendio de emociones, una montaña rusa.

73342866_1159912767541916_7876516502382313472_n.jpg

Vampire Weekend no desaprovechó la oportunidad para presentar su nuevo disco, sin dejar de lado a sus clásicos. Desde Cape Cod Kwasa Kwasa Cousins para frenar con Walcott. Los tracks fueron finamente seleccionados para llevar al público del sudor hasta las lágrimas.

Tal fue la entrega de la banda que decidieron que dos canciones pertenecientes al encore fueran peticiones de los fans (aún agradecemos a quien pidió Ya Hey en la primera fecha). Un gesto sin precedentes.

75341126_416140579331885_896889463186128896_n.jpg

El regreso de Vampire Weekend será recordado por años. Un show lleno de felicidad, ritmos bailables y letras sobre cómo es vivir. Valió cada segundo el regreso de los neoyorquinos a la capital mexicana.

¡Gracias, Vampire Weekend, los seguiremos esperando!

Setlist (21 de octubre, Teatro Metropólitan)

  1. Mansard Roof
  2. Unbelievers
  3. Bambina
  4. Cape Cod Kwassa Kwassa
  5. M79
  6. Finger Back
  7. Sympathy
  8. White Sky
  9. How Long?
  10. Unbearably White
  11. Step
  12. Diplomat’s Son (con sampleo de ‘Jessica’ de Major Lazer)
  13. This Life
  14. Sunflower (con jam y solos de guitarra por Brian)
  15. Harmony Hall
  16. Diane Young
  17. Cousins
  18. A-Punk
  19. We Belong Together
  20. Hannah Hunt
  21. 2021
  22. California English
  23. Jerusalem, New York, Berlin
  24. Stranger*
  25. Late in the Evening (Paul Simon cover)
  26. Ya Hey (Primera petición)
  27. Giving Up the Gun(Segunda petición)
  28. Walcott

*Inicio del encore

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: