Las tres C’s del terror

Por: Katherine Gerena

 

Estamos en octubre, aquel mes que muchas personas alrededor del mundo amamos -me incluyo-, en especial los góticos y los que nos consideramos «darks». Halloween no es solamente una fecha donde salimos a lucir nuestros mejores disfraces, las mejores historias de horror o las fiestas más descabelladas hasta el amanecer; a parte de ser una festividad bastante emblemática, en especial, entre los creyentes; han existido bastantes tergiversaciones alrededor del 31 de octubre: las transformaciones humanas, el regreso de los muertos vivientes que bailan al unisono de la canción de Thriller, el hombre lobo, las brujas, entre otros.

Por ejemplo, personalmente, yo tuve mi prejuicio en relación de la fecha y durante años, consecutivos, tenía la misma pesadilla: me levantaba de un colchón reclinado sobre el piso, todo a mi alrededor se pintaba de un rojo que destellaba del sol, muy parecido al color del amanecer cuando está bastante soleado y afuera de aquella ventana, de un último piso de una torre que solamente existía en mi mente: la ciudad estaba en llamas, caótica, la gente corría, se escuchaban todo tipo de sirenas y helicópteros que continuamente transitaban por el cielo; y más allá, de lo que mi vista percibía, se veía acercarse un monstruo que mis palabras no logran describir y cargaría el mismo terror de cualquier cuento de H. P. Lovecraft.

images (49)

A medida que iba creciendo e iba comprendiendo que muchas de las cosas eran producto de mi imaginación, iba estableciendo una bonita relación con octubre y el día de las brujas; mucho más, cuando empecé a indagar en todo el género de terror de los 80’s: describirían mis más temidos sueños y se transformarían en horrores gráficos que se desenvolvían en la pantalla hasta el punto de causarme asco, en algunas circunstancias. Cuando pienso en el terror de los ochentas, a parte de reflejarse en mi mente las chaquetas de cuero, los vestidos hasta bajo de la rodilla, los copetes bien peinados, chicos malos, las motocicletas y los cabellos al mejor estilo glam, ¿ustedes no se les ocurre pensar en Stranger Things también?

Lo cierto es que Stranger Things tiene esa línea de terror que manejaron muchísimos directores de cine alrededor del género y por supuesto, tiene instancia en esa época: la década del terror. Los tres mejores ponentes del género de los 80’s siempre estarán bajo el nombre de las tres C’s: Wes Craven, John Carpenter y David Cronenberg, ¿por qué solamente estos tres? Las razones se ven implícitas en todas las películas al rededor de toda su historia filmográfica, tienen el poder de causar miedo, pavor, disgusto, incomodidad y hasta repugnancia (quiero resaltar estas tres últimas cualidades y que se han perdido a lo largo del tiempo, porque ahora la concepción del género se ha cambiado a un ambiente de suspenso y muchísimas de las películas que se mal llaman películas de terror, realmente no lo son).

Nuestro especial de Halloween estará enfocado a lanzar los mejores títulos hechos por los anteriores directores de cine mencionados, y a parte de vender sus clásicos más conocidos, entraremos a investigar en aquellos títulos tan no frecuentes en nuestros diálogos.

Wes Craven

Como salido de la pesadilla de Elm Street, Craven nos regaló el clásico referente del terror y del cual se re-adaptarían otros títulos: Scream. El grandioso slasher que Estados Unidos criaría, logró conjugar diferentes géneros y su fusión más recurrente sería el terror más la comedia. A pesar de experimentar en otros bagajes del cine como la bien lograda colaboración con Meryl Streep en Música para el corazón y que le lograría el Oscar a la actriz, nunca realmente abandonó su cuna de nacimiento, siempre volvió a sus raíces; y Craven le debemos las diferentes mezclas de horror que se vieron posteriormente y que aún resisten las épocas.

Películas recomendadas: The Last House on the Left (1972), The People Under the Stairs (1991), The Hills Have Eyes (1977).

1155

John Carpenter

Supo mostrarnos desde muy temprana edad en el cine lo que posteriormente lograría, casi como un crónica ya anunciada con Dark Star. Nombrado como el padre del slasher, este estadounidense se consideraría por muchos el mayor exponente y realizador del género durante los 70’s y los 80’s. La singularidad de Carpenter en su dirección era el trabajo arduo tras las bandas sonoras, siendo hasta compositor de la mayoría de música que cargarían sus películas y así, le daría ese toque sintetizador especial ochentero. Influenciado por uno de los grandes literatas del horror cósmico: H. P. Lovecraft; Carpenter logró lo que muchos directores de cine no han podido y es describir todo ese espacio fantasioso lovecraftciano en una de sus películas que recomiendo más abajo.

Películas recomendadas: They Live (1988), In the Mouth of Madness (1994), Village of the Damned (1995).

images (48)

David Cronenberg

Espantoso, desagradable y maestro. Galardonado en Venecia por su trayectoria, odiado en Hollywood por su industria. La etapa social de Cronenberg ha sido de las que más se ha tenido que luchar en toda la industria del cine, pues este canadiense ha sido más detestado que realmente amando por todas las estrellas; igual a él nunca le ha interesado pertenecer al selecto grupo de Hollywood, ni mucho menos tener una estrella en el paseo de la fama; siempre ha querido lo que todo este tiempo ha alcanzado: polarizar los espectadores de su cine con sensaciones de asco, horror e impresión, puesto que logró consolidar un género dentro del terror conocido como el «bodyhorror» o la nueva carne («Long live the new flesh!», lo dice Max en Videodrome). Visceral y psicológico, explora el disgusto que los espectadores pueden experimentar mediante las transformaciones del cuerpo mientras que los personajes se muestran atormentados, o a veces con existencia agonizantes.

Películas recomendadas: Dead Ringers (1988), Crash (1996), The Brood (1980).

images (47)

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: