Lonerism de Tame Impala | Reseña de aniversario

Por: Jesús Velázquez 

Tame Impala se había ganado un espectro de fanáticos tras el lanzamiento de Innerspeaker, por ese sonido psicodélico que remontaba a los 60s o 70s. Una observación bastante absurda, pues, a pesar del sonido tan pintado de nostalgia, Tame Impala tenía otros planes. Así, durante dos años, Kevin Parker, la mente maestra, se encerró en casas en Perth, París (entidad de donde sale el arte del disco) y en su natal Australia para crear el segundo álbum: Lonerism.

A diferencia de su disco debut, Lonerism tiene una mayor presencia del sintetizador que termina por ocupar el papel central que durante Innerspeaker tiene la guitarra. El sonido sintetizado le da nuevas posibilidades a la banda australiana: alargar la melodía y escurrir la densidad. La inclusión del sintetizador cambiaría definitivamente la forma de componer de Parker quien, con excepción de Elephant Apocalypse Dreams co-escrito con Jay Watson, se lleva todos los créditos del disco.

Las atmósferas del disco son totalmente robadas por las capas del sintetizador, pero, no deja afuera a los demás instrumentos; la intervención de la batería en loop sigue como uno de los sellos de la banda. El desprenderse de la guitarra, de manera parcial ya que riffs como el de Mind Mischief  son clave para la banda, fue el mejor acierto de Tame Impala: de esta manera, se alejaban de la comparación que los remitía a bandas sesenteras.

La producción, a cargo del mismo Kevin Parker, es impecable. Se nota de sobremanera la forma de trabajo y grabación de los instrumentos, ya que cada uno parece ser autónomo en su capa, pero al ser unido, nada sobra. En tanto en la cuestión lírica, Parker recapitula diversos momentos de inspección. Tales como en Why Won’t They Talk to Me? donde se cuestiona la soledad y la forma en que ha aprendido a crear en su cobijo; en Nothing That Has Happened So Far Has Been Anything We Could Control (la canción de los australianos con el título más largo) separa un momento para denotar toda la fama que habían alcanzado y así cada canción tiene su momento.

Lonerism es la ruptura de Tame Impala. Nunca más, hasta el momento, han vu

 

elto al sonido orgánico del álbum debut. Y, realmente fue una decisión acertada. Con un sonido más limpio, una gama de exploración mayor y la creatividad de Kevin Parker a todo lo que da Lonerism concretó un camino para Tame Impala.

Hey, ¿qué estás haciendo acá afuera? Estás pensando en todo, ¿verdad?

Sé que es una locura, pero no pienses así.

Nada tiene que significar algo

Vamos, vuelve adentro

(Extracto de Nothing That Has Happened…)

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: