Reseña: IGOR

Por: Jesús Velázquez

Las distintas caras de Tyler son innegables. Cada álbum mostraba una faceta del rapero —desde el enmascarado cuando estaba en Odd Future, hasta la peluca que uso en su último vídeo—. Desde «Flower Boy», Tyler no ha descansado: lanzó el soundtrack para la adaptación más reciente de Grinch, lanzó más piezas de su línea de ropa, produjo algunos discos. IGOR sería su nuevo larga duración desde «Flower Boy».

A través de un post de Instagram, Tyler dijo a sus fans que IGOR no se parecería a ningún disco de su trayectoria.  Tyler, quien produjo, escribió y cantó todas las canciones, le dedica su disco a un rompimiento amoroso. Su sentimentalismo lo esconde en las capacidades musicales que ha logrado a través de los años. Principalmente el disco puede oscilar entre el hip-hop y el R&B, incluso algunas canciones pueden caer en un pop interesante.

Tyler nos recuerda a sus primeras facetas en la canción «WHAT’S GOOD», pero muestra más capacidades a lo largo de disco más allá del rap. IGOR es el disco donde Tyler canta más y lo hace a través de una formula ya conocida en su carrera, principalmente rebobina a la canción «OKAGA, CA» del «Cherry Bomb»: voces distorcionadas para posteriormente poner su voz al natural.

Líricamente, Tyler Okonma se muestra más sincero y personal (aún más de lo que mostró en su anterior álbum). Por ejemplo, en «EARFQUAKE» dice «Don’t leave, it’s my fault»; en «GONE, GONE/ THANK YOU» «Thank you for the love, thank you for the joy/ but I will never want to fall in love again», para finalmente cerrar el disco con una pregunta a aquella persona que terminó con él «Are we still friends? Can we be friends?»

IGOR regresó acompañado de buenos (y viejos) colaboradores: Frank Ocean, Kanye West, Pharell Williams, Playboi Carti, King Krule y otros un poco más ocultos como Jack White, Al Green Solange. 

El sexto disco de Tyler, the Creator significa la expansión de su creatividad. Evolucionó al punto de adoptar géneros que hubieran sido impensables para la naturaleza de su discografía. Dejó de lado su discurso fuerte, radical e incómodo para encontrarse a sí mismo.

 

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: