ROMA: DEVOCIÓN Y ARREPENTIMIENTO

Por Alexis García

Resultado de imagen para roma pelicula poster

“Existen momentos en la vida que dejan cicatrices en las sociedades y momentos en  la  vida que nos transforman”                                                                                                                                                                                                                                                     Alfonso Cuarón

El octavo largometraje del director Alfonso Cuarón, representa su proyecto más íntimo al explorar un año de su infancia (último semestre de 1970 y el primero de 1971). Sin dejar de lado que él mismo se encargó de realizar la dirección de fotografía, edición y montaje, esto se puede traducir a un retrato fiel de sus recuerdos.

Sin embargo, la nostalgia provocada por la fotografía en blanco y negro, y la recreación de algunos lugares icónicos de la ciudad durante la década de los 70 (Teatro Metropólitan, el Cine de las Américas y Hospital Siglo XXI) o de la propia colonia Roma (Kínder Condesa), pasan a ser un factor estético ante la verdadera denuncia de la película: la solidaridad de los personajes femeninos.

image1.png

Yalitza Aparicio, reconocida por la prensa internacional, representa en el filme a Cleo, una mujer de ascendencia Mixteca (Libo en la vida real y a quien Cuarón dedica la película). A través de este personaje y el de Sofía (Marina de Tavira) donde las diferencias económicas y sociales empleada doméstica/patrón, indígena/civil, pobre/rico, desaparecen y se amalgaman al confrontarse con las relaciones de masculinidad en la familia.

Los segundos planos en la película son a destacar: forman parte del retrato cultural de la época debido a que retratan situaciones cotidianas, no obstante, es un recurso que en varias ocasiones provocan cierta incomodidad o contraste con lo que observamos en un primer plano.

Roma no realiza una crítica de la crisis social de la época, sino que sirven para contextualizar y marcar los momentos de tensión en la película. En cambio, destaca la crueldad psicológica empleada por Fermín (Jorge Antonio Guerrero), que discursivamente sirve la creación de un lazo entre Cleo y Sofía para sostener lo que les queda como familia.

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: