Michael Myers está de vuelta

Por: Fernando Orozco

La franquicia de Halloween está de vuelta y sin duda la esperábamos ansiosamente, fue en 1978 cuando de la mano de John Carpenter, la primer película de la saga salió en la pantalla grande y esta pretendió, y acertó en hacerlo, ser una secuela directa de esa primera cinta, ignorando las demás.

Jamie Lee Curtis también vuelve en su personaje de Laurie Strode (supuesta hermana menor de M.M) quien definitivamente ha tenido una evolución, pues contrario a la primera entrega, ella se ha preparado para este que promete ser su encuentro definitivo contra el asesino, tras 40 años de miedo en lo único que ella piensa es en acabar de una vez por todas con su hermano.

Michael, también ha esperado encerrado su inminente salida en prisión durante todos los años sin haber dicho una sola palabra, simplemente reservando toda su maldad y preparándola cada vez más para explotar.

¿Por qué esta película será la secuela definitiva de la primera? sinceramente, ninguna de las demás ha estado a la altura y a logrado resolver bien la continuación, esta es la más parecida a ella y es un acierto, pues para hacerlo bien tenían que, sin duda, copiar a lo mejor hecho hasta el momento.

De la mano de Universal y Blum House Productions llega esta entrega que por fin da justicia y satisfacción a los fans de la clásica de 1978. Los clichés del terror están bien representados en esta ocasión, y aunque son los sustos clásicos, gustan al público, pues el estilo clásico de asesinar a las víctimas que tiene Michael puede hacerte saltar del asiento aún cuando sabes que va a ocurrir.

La diferencia con las películas clásicas de este tipo de horror es que los personajes que enfrentan al tipo malo, para nuestra sorpresa, no son unos idiotas como se acostumbra, sin embargo, pese a estar listos para la acción, ellos aún sucumben a la imponente figura de Michael, quien en la sombras o en plena luz del sol, logra mitificarse como uno de los personajes más tenebrosos en la historia del cine.

Esta cinta es, sin duda, un homenaje directo a el terror clásico de antaño, razón por la que a algunos podría disgustarle al usar conceptos que fueron innovadores hace 40 años, la atmósfera entiende perfectamente el balance entre la comedia y el terror sin llegar a los momentos innecesarios.

Ver a Myers colocarse su mascara, tomar su cuchillo y escuchar esa tenebrosa tonada que nos prepara para lo peor, será todo un deleite para los fanáticos de esta franquicia y del género. La película sabe lo que busca y lo obtiene.

¿Qué esperas para verla?

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: