Losers/Lovers – Orchards

Por: Fernando Escobar

Resultado de imagen para Orchards – Losers/Lovers

Con una sencillez y un gusto particular por el pop experimental, Orchards es un cuarteto británico en el que cada instrumento aporta un grado más de locura y dulzura a su ecléctica y naciente propuesta musical. Losers/Lovers es un trabajo breve, en el que se combina una estética popera y colorida, a lo Kero Kero Bonito, con interpretaciones rockeras a lo Night Idea. Orchards se presenta formalmente como una banda emergente de la escena indie y con la suficiente valentía para perseguir sus ambiciones musicales con un estilo y una vanguardia poco relevantes dentro de la industria.

En ese sentido, es imposible no percibir en este trabajo una especie de inocencia propia de un niño que apenas comienza a dar sus primeros pasos. El trabajo a aplaudir está en la producción musical más que en el trabajo lírico. “Luv You 2” es una cliché balada sobre la agonía del amor efímero, pero los primeros acordes no tardan en poner una sonrisa en el rostro que explota en una algarabía de colores. El trabajo de guitarra y percusiones carga toda la emotividad y emoción de la canción. “Be Here” es otro ejemplo de la singular inspiración musical de este álbum pues, más que pretender ser un álbum indie rock promedio, pretende empujar las propias barreras estéticas del género incorporando acelerados riffs de guitarra extraídas del math rock, pero permitiendo que el track respire con ‘hooks’ mucho menos retocados para que la voz de la vocalista sea la protagonista.

Composiciones como la anterior mencionada, me ponen a pensar en lo fantástica que ha de ser esta banda en vivo. Justo, el álbum está hecho para los festivales; otro ejemplo de lo alto que aspira esta banda. “Age Of You” lleva todas estas vibras al ser un track excelentemente bien ensamblado que incluso me recuerda a The Ramones si estos fueran unos adolescentes hípsters con cierta gusto por el color rosa y por agitar las manos hacia el cielo. “Peggy” (su single más famoso) tiene un genial riff de bajo sobre el que descansa la veraniega melodía a guitarra. Finalmente, “Darling” cierra el álbum con un disparo de felicidad que surca el cielo pero arrastra el escalofriante eco de la bala. Lúgubre con esos bajos pesados, pero optimista con las enardecidas guitarras y una poderosa interpretación vocal, este último track resume la propuesta de esta nueva banda que da sus primeros pasos para comenzar a ser cada vez más protagonista.

Primero lo primero, Orchards habrá conquistar su propia isla y después probar suerte en este otro lado del charco. Me declaro entusiasta de ver que más tienen por ofrecer.

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: