FUTURE – BEAST MODE 2

Por: Fernando Escobar

Resultado de imagen para future beast mode 2

Siempre que termino de escuchar un nuevo proyecto de Future, llega a mi mente este mantra: “Future no hace mala música, sólo hace la misma música una y otra vez”. Con un historial tan formulista y monótono como pocos, Future ha cosechado éxitos desde 2011; hasta el punto en que es considerado por muchos como el fundador de todo la actual y criticada corriente del hip hop contemporáneo: ‘mumble rap’. Priorizadores de la estética y las vibras mediante beats súper simplistas y etéreos, y melodiosas y repetitivas interpretaciones vocales, toda esta generación de raperos tiene a Future como el estandarte del éxito mediante la ausencia de talento sustancial.

Quiero decir, por más que escuchar sus producciones termine asimilándose como una pérdida de tiempo valioso, al menos es un ‘viaje astral ocasionado por el consumo de lean’ con ocasionales puntos álgidos. Conocido por producir mixtapes como si manejara una línea de ensamble, BEASTMODE 2 es la continuación de su producción del 2016 en colaboración con el productor Zaytoven (famoso por crear el beat de la precursora del pop trap: “Versace”, “obra maestra” de Migos). Ahora, ¿este proyecto ofrece algo nuevo o, por lo menos, algo rescatable dentro de la ABUNDANTE discografía de Future? No y no.
Mediocre como pocos, Future capitaliza una fórmula tan pero tan monótona que se vuelve muy difícil encontrar algo que destaque dentro del mismo álbum; esto porque todas las canciones siguen una misma estructura, una misma temática, un beat similar y una idéntica interpretación. Pero, como es clásico, existen momentos álgidos repletos de actitud, como en “WIFI LIT” y “31 DAYS”. Sexo e infidelidades; riquezas y presunción; drogas y éxtasis… Así resumo estos dos tracks.

Algo que he aprendido es que cuando en una canción de hip hop lo que más se te queda pegado es un hook que se basa únicamente en la repetición de una frase (ejemplo: Gucci Gang, Gucci Gang, Gucci Gang…), esto habla de lo patético y torpe que es el liricista. Y pues sí, este es el caso de “CUDDLE MY WRIST” que, por lo menos, es rescatable por el prendido beat; quizás el mejor dentro de todo el proyecto.

De ahí en fuera, lo demás es mediocre y olvidable. En serio, no puedo recordar nada más de este mixtape. Al menos su anterior álbum, HNDRXX, era ridículo e incómodo, pero esta cosa es totalmente intrascendente. Destaco “RED LIGHT” como los peores cuatro minutos de este proyecto, una canción horrible en donde la manera de cantar de Future es tan pero tan mala que de verdad puedes sentir como sus palabras, o más bien balbuceos, van arrancándote cachitos de cerebro.

El fenómeno Future es sin duda interesante, no por su “arte” sino por su éxito. Valdría mucho la pena examinar su impacto cultural y ver que detrimentos y que ventajas se pueden sacar de él. Es lo que continuo destacando año tras año de la obra individual de Future, mientras mis esperanzas de encontrar una obra consistente se van diluyendo a un ritmo acelerado.

 

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: