LA ANTROPOLOGÍA DE YORGOS LANTHIMOS

Por Susana Silva

Es, tal vez, el cineasta más representativo en Grecia, considerado entre los más significativos de la nueva ola griega. Con una filmografía voraz, representa lo más enfermizo de la sociedad contemporánea. Lanthimos nació en Atenas, ya en una Grecia afectada económicamente. Empezó a filmar para los años 90 cortometrajes, anuncios televisivos y obras teatrales.

Formó parte del equipo creativo en el 2004 para los Juegos Olímpicos de Atenas, junto a la directora Athina Rachel Tsangari. Con el tiempo ambos se unirían para realizar largometrajes. Tsangari le produciría a Lanthimos, y Lanthimos le produciría y personificaría uno de los personaje en el segundo proyecto escrito por Tsangari: La vida según Attenberg (2010).

Lanthimos ha realizado cinco largometrajes, todos reconocidos en el Festival de Cannes. Kinetta (2005), Canino (2009), Alps. Los suplantadores (2011),  La langosta (2015) y  El sacrificio del siervo sagrado (2017) critican el control de la sociedad. La brutalidad, violencia y acidez conducen al espectador a una realidad completamente incomoda, pero también da una vuelta satírica que permite seguir permaneciendo a la mira de sus trabajos.

El argumento de sus historias va liberándose poco a poco. No quiere arrojar toda la información en una sola escena, pretende guiar –con el uso de ángulos, desplazamiento y planos de la cámara– un juego dinámico entre él y su espectador: confundir es la principal arma del director, y los largometrajes siempre apuntan a una libre interpretación.

Yorgos ha seguido los trabajos de Robert Bresson, Luis Buñuel y John Cassavetes. Sobre todo, el surrealismo del segundo es la cabeza de sus creaciones cinematográficas. Sus personajes parecen ser mecanizados y obsesivos, pero con un roce de inocencia; son seres aislados, anormales de la sociedad donde habitan.

En definitiva, debe ser reconocido la genialidad de Yorgos Lanthimos, ha tomado su cultura como un ejemplo universal. Y conecta la comunicación, la sociología, el cine y la literatura como una sola forma de expresión.

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: