LA PIEL QUE HABITO

Por Susana Silva 

Adaptación de la novela Tarántula, escrita por el francés Thierry Jonquet. Pedro Almodóvar atrae con un cast poderoso, conformado por Antonio Banderas, Elena Anaya y Marisa Paredes.

Roberto Ledgard (Banderas) es un cirujano plástico que vive a las afueras de Toledo. En su mansión cuenta con un quirófano y un laboratorio. Desde hace tiempo elabora una piel artificial (Gal) que soporta altas temperaturas y repele las enfermedades encontradas en el mosquito de la malaria. En su hogar tiene aprisionada a una joven llamada Verá (Anaya), de la cual se desconoce su pasado.

Un día, cuando la sirvienta Marilia (Paredes) realiza las actividades diarias, en el interfón aparece un hombre que resulta ser su hijo, Zeca (Roberto Álamo). La intención es buscar asilo después de cometer un robo. Entre las pantallas que proyectan las cámaras de seguridad, Zeca ve a Vera aislada en su habitación -la confunde con Gal, la antigua esposa de Roberto–. Ata a Marilia para violar a Vera.

Roberto llega en el momento del abuso, sube al dormitorio y dispara a Zeca. Así la historia comienza a desprenderse seis años atrás. Vera resulta ser el experimento de Roberto: le fue realizado una operación de cambio de sexo. Antes era Vicente (Jan Cornet) joven que disfrutaba vestir maniquíes en la tienda de su madre. Invitado a una fiesta nocturna, conoce a Norma (Blanca Suárez), con la que intenta tener relaciones sexuales pero, por razones desconocidas, ella comienza a gritar. Después de noquearla, Vicente huye.

Norma resulta ser la hija de Roberto, durante su niñez, su madre sufrió un accidente de carro que deformó por completo su rostro. No soportó quedar así, se arrojó del balcón de su habitación. Norma se encontraba en el jardín cuando sucedió.

Esto la lleva a permanecer en un hospital psiquiátrico; el día de la fiesta significaba la oportunidad de rehacer su conexión con la sociedad. Roberto no soporta el estado de Norma, toma venganza: investiga al presunto violador para aprisionarlo y hacerlo sufrir. Con el tiempo, Vicente será la oportunidad de revivir a Gal para hacer resurgir ese amor atormentado.

Sin lugar a dudas, La piel que habito es uno de los trabajos más poderosos de Almodóvar. Realiza con éxito el género de noir cinema; es un excelente homenaje al cine de Alfred Hitchcock. El suspenso se une para descifrar el pasado de los protagonistas, conduce a no desprenderse de las posibles respuestas.

La sorpresa de este largometraje es el conjunto y la ardua rivalidad entre ambos personajes protagónicos. El personaje de Anaya deja al análisis el enigma y el argumento principal: ¿es posible que el cambio de sexo pueda modificar la atracción de género?

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: