YOU WERE NEVER REALLY HERE: EL NUEVO FILM NOIR

Por Susana Silva

Después de We need to talk about Kevin, la cineasta Lynne Ramsay regresa con su último largometraje Nunca estarás a salvo (You Were Never Really Here). Galardonada a mejor actor (Joaquin Phoenix) y a mejor guión (Lynne Ramsay) en la 70 edición del Festival de Cannes, es la adaptación de la novela homónima del escritor Jonathan Ames.

Joe, ex agente del FBI y veterano de guerra, se encarga de cazar a toda una red dedicada al tráfico sexual infantil. Con duros recuerdos de la Guerra de Afganistán, vive una situación constantemente depresiva. Con la intensión de rescatar a niñas que sufren de prostitución, Joe logra subsistir por el cuidado a su anciana madre que lo mantiene sensible ante las crueles misiones.

Luego de reunirse con su colega McCleary, le es confiada la búsqueda de la hija del senador Albert Votto del estado de Nueva York. Este será el caso en que descubra que los líderes del negocio son miembros de la política estadounidense, como el gobernador Williams vinculado en la compra de Nina, la hija del senador. Así, Joe se ve obligado a liberar a la pequeña de este mundo violento descubierto a su corta edad.    

Nunca estarás a salvo hace un recorrido por los excesos del Nueva York descrito en Taxi Driver, sin dudas es imposible no recordarla con uno de los trabajos más destacados de Martin Scorsese. No obstante, Ramsay desarrolla una visión más humanista y personal de las pesadillas que constituyen a cualquier individuo cercano a fuertes episodios de crueldad, sufrimiento, inseguridad y corrupción ideado por la mafia y el gobierno.

Con las características que conforman el cine negro, es acompañado con las mismas técnicas narrativas en Tenemos que hablar de Kevin que conforman una nueva forma de provocar la tensión en el espectador: el pasado de Joe es descrito por cortos flash back que no cuentan con ningún dialogo, sólo se presencian imágenes que son motivadas por los recuerdos de este personaje fuertemente dañado.

Tanto la actuación de Phoenix como la banda sonora compuesta por Jonny Greenwood (Radiohead) son elementos importantes para considerar otro gran trabajo de la directora escocesa Lynne Ramsay.

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: