Three Billboards Outside Ebbing, Missouri

Todavía no hay culpables. ¿Por qué? Me pregunto. ¿Porque no hay Dios y el mundo entero está vacío, y no importa lo que nos hagamos unos a los otros? Espero que no. Mildred Hayes*

Martin McDonagh se convierte paulatinamente en un maestro de las historias criminales de humor negro en la pantalla grande. Con apenas cuatro películas (Six Shooter de 2004, In Bruges de 2008 & Seven Psychopaths de 2012) el inglés/irlandés ha mostrado una grandiosa adaptación de los dotes narrativos que desarrolló en el mundo del teatro a los guiones que ha escrito para largometrajes. Su última película, Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, gira en torno a la una terrible historia: una madre que busca encontrar al asesino de su hija mediante una campaña de visibilización del crimen al rentar tres espectaculares para señalar las fallas de la policía local.

La inspiración para la historia le llegó a McDonagh después de realizar un viaje por el sureste de Estados Unidos, pasando por estados como Alabama, Florida y Georgia. El director/escritor destaca que lo impresionó el enojo palpable que presenció en la cantidad de espectaculares que mencionaban crímenes sin resolver en la zona. Además, desde luego, se trata de una región históricamente compleja en temas de violencia, racismo y desigualdad en ese país. A partir de esto, decidió crear un escenario ficcional con un feminicidio y una madre como personaje principal.

El personaje de Frances McDromand, Mildred Hayes, fue escrito especialmente para ella. En los trabajos previos al rodaje, McDormand propuso que su personaje no fuera el de la madre, sino la abuela de la víctima. Sin embargo, McDonagh no estuvo de acuerdo, ya que pensó que alteraba mucho la intensidad de la narrativa original. Después de establecer esto, McDormand decidió inspirarse para ciertos rasgos de su personaje en  John Wayne, lo que llevó a Sam Rockwell a traer a su personaje algunos elementos de Lee Marvin, quien actuó junto con Wayne en The Man Who Shot Liberty Valance.

Como lo ha hecho en otras ocasiones, su narrativa se enfoca en temas muy sensibles de problemáticas sociales occidentales contemporáneas como la guerra, el racismo, la venganza, la violencia, el odio, etc. Su proceso creativo consiste en hacer que estos temas pasen por un filtro de humor negro, que puede llegar a convertirse en una herramienta audiovisual que permita a la audiencia reflexionar, junto que el autor, sobre sus contrapartes: el amor, la paciencia, la tolerancia, la esperanza y el perdón.

La película ha recaudado un promedio de $89 millones de dólares a nivel mundial. En la edición 75 de los Globos de Oro ganó Mejor Película, Mejor Actriz, Mejor Actor de Reparto y Mejor Guión. Para la 90 edición de los Premios de la Academia recibió 7 nominaciones: Mejor Película, Mejor Guión Original, Mejor Actriz, Mejor Actor de Reparto (para Harrelson y Rockwell), Mejor Montaje y Mejor Banda Sonora para Carter Burwell.

Still no arrest, how come I wonder, because there ain’t no God and the whole world’s empty and it doesn’t matter what we do to each other? I hope not.» Mildred Hayes

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: