Cine con/sin forma

Por Rubén Rodríguez / @azkepios

Cuando tenía 6 años vi a la criatura del Lago Negro flotando bajo Julie Adams y me identifiqué inmediatamente con él. En mi mente infantil, yo esperaba que terminaran juntos.” Cuenta el director mexicano Guillermo Del Toro, como preámbulo para su nueva cinta La forma del agua.

Recuperándose del infortunado recibimiento que tuvo su anterior filme Crimson Peak, el creador de monstruos nos trae una historia que nos remonta al mito de la bella y la bestia, sumergiéndonos en muchos niveles. La forma del agua es una parábola que llega mucho más lejos, ya que pone a prueba la veracidad del famoso sueño americano en su hora más brillante (la década de los 60’s), y lo inalcanzable que resulta para todos aquellos seres considerados diferentes. Es un retrato lleno de dignidad a los segregados e incompletos.

Creo en la vida, creo en el amor y creo en el cine.”

La cinta, desarrollada durante el apogeo de la Guerra Fría, narra la historia de Elisa Esposito (Sally Hawkins), una tímida mujer muda, soltera y totalmente en armonía con su propia sexualidad, que trabaja como empleada de limpieza en una base militar secreta. Ahí, su camino se cruza con el de un humanoide anfibio (Doug Jones), prisionero y víctima de diferentes experimentos y torturas, del quien, inevitablemente, termina enamorada. Ambos son sometidos por la tiranía de Richard Strickland (Michael Shannon), encargado de la seguridad del lugar. Juntos, lucharán por ver realizado su amor.

Estrenada en México el 12 de enero, en palabras del propio Guillermo del Toro, esta película llega, de igual manera que El laberinto del Fauno (2006), como un salvavidas personal y profesional para el realizador jalisciense. Hasta ahora, la cinta ha ganado el prestigioso León de Oro en la 74ª edición del Festival de Cine de Venecia y el premio a Mejor Director” en los Golden Globes 2018.

651baf09-8996-4986-b61f-cabe225602f0.JPG

Quiero dedicar y darle este premio a todos los jóvenes cineastas mexicanos o latinoamericanos que sueñan con hacer algo en el género fantástico y se encuentran con un montón de gente diciendo que no puede hacerse. Se puede.”

Ingeniosa, llena de estilo y corazón, La forma del agua nos demuestra que el amor, de igual manera que el agua, no tiene una forma definida, si no que adopta la forma del contenedor en que reside.

Save

Save

Save

Save

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: