The Noise of Films | Matilda On My Mind

Recordando y buscando en las películas de mi infancia, encuentro siempre varias que traen muy buenos recuerdos. Esta vez, me topé un gran tesoro: una película que me lleva a la infancia feliz, no solo por lo visual, sino también por lo sonoro, que se lleva las palmas. Su gran soundtrack te envuelve, te marca y te ayuda a recordar la magia de la película.

Ese tesoro se llama “Matilda”. Lanzada en 1996, marcó a miles de niños, al enseñarnos que no necesitas de nadie, si tienes confianza en ti mismo. Creada por Roald Dahl, escrita por Nicholas Kazan & Robin Swicord, y dirigida por el gran Danny DeVito, se volvió una de nuestras películas favoritas.

Siempre que la pasan en la tele la queremos ver. Quizás pensamos en cuando queríamos tener poderes como ella, cuando odiábamos que sus padres no le hicieran caso, o sentíamos el miedo que causaba la señorita Tronchatoro. Es una película que lo tiene todo: magia, desesperación, amor, miedo y mil cosas más. ¿A quién no se le antojó ese enorme pastel de chocolate que le hacen comer a Bruce Bolaños? “¡Nos vemos en el almuerzo, malditos niños!”.

¿Pero, qué es lo que nos trae tantos recuerdos? Aparte de lo dicho, se trata de la exquisita combinación armónica de la música con el video lograda por David Newman en los momentos más emotivos de la película. Por ejemplo, la selección de “Send me on my way” de Rusted Root, oLittle Bitty Pretty One” de Thurston Harris, logran, que hoy en día, al escucharlas, además de ponernos de gran humor, las conectemos inmediatamente con la pequeña hechicera.

Si quieren volver a recordar, les recomiendo verla de nuevo para revivir esos grandes momentos al lado de la pequeña Matilda.

También te puede interesar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: